Named Entity Recognition for Spanish

Note

This section, “Working in Languages Beyond English,” is co-authored with Quinn Dombrowski, the Academic Technology Specialist at Stanford University and a leading voice in multilingual digital humanities. I’m grateful to Quinn for helping expand this textbook to serve languages beyond English.

In this lesson, we’re going to learn about a text analysis method called Named Entity Recognition (NER) as applied to Spanish. This method will help us computationally identify people, places, and things (of various kinds) in a text or collection of texts.


Dataset

The example text for Spanish is Oasis en la vida by Juana Manuela Gorriti from Project Gutenberg.

Here’s a preview of spaC’s NER tagging Oasis en la vida.

If you compare the results to the English example, you’ll notice that the Spanish NER is much less good at recognizing entities, and is especially bad at distinguishing different kinds of entities, like ORG vs LOC vs PER. You need a lot of examples to train a model to distinguish different entity types; currently, English is the only model that does a decent job of it.

You can read more about the data sources used to train Spanish on the spaCy model page.

INTRODUCCION PER .


ECONOMÍA POLÍTICA.

El sombrío Prudhon MISC , imbuído, sin duda, en las ideas de los Santos Padres de la Iglesia ORG que predicaban el desden por los bienes
terrenales, decía que la pobreza es una ley de nuestra naturaleza,
ley bajo la cual hemos sido constituídos, de donde se deduce que el
pauperismo es mal que no tiene remedio ni cura.

Muy desconsolados debieron quedar los menesterosos con tan ingrata
noticia, pero la actividad humana, que no siempre se lleva de teorías,
ha venido á confortar á los aflijidos trayéndoles más plausibles nuevas
y muy eficaces promesas. La industria MISC , con sus innúmeras palancas de
impulsion; las ciencias, con sus multiplicados alfileres de exámen; el
cálculo, con su prevision y su aritmética; todos estos agentes de la
vitalidad social, han venido á operar el milagro de la multiplicacion
del pan y el aumento del vino, sustentando anchamente á los hambrientos
y engordando, hasta más no poder, á los hartos.

La manera de realizar el prodigio MISC lo ha dado á conocer esa venerable
matrona, que los entendidos en materias graves creo que denominan
_Economía política_ MISC . Esta tutriz moralizadora de la sociedad MISC ,
evidenciando la fecundidad del trabajo y los beneficios del ahorro, se
ha propuesto dignificar al hombre otorgándole los medios de sacudir el
vasallaje servil de la indigencia.

El ahorro MISC , tomando forma colectiva, ha dado orígen á la más preciosa de
las combinaciones especulativas: á la que tiene por objeto asegurar el
bienestar individual en vida y garantir el porvenir de los que quedan,
despues de concluida la jornada.

Este tema MISC , abstracto de suyo, y que parece ageno al dominio del arte,
acaba de ser desenvuelto por la ilustre escritora cuyo nombre ocupa tan
elevado rango en la gerarquía del movimiento intelectual americano.

Es atributo de las inteligencias creadoras trasformar y embellecer
las ideas que pasan por su espíritu; parece que poseyeran ese don
vivificador de la lujuriosa primavera que todo lo hermosea, lo cubre de
flores y lo esmalta de celajes.

Por si existe incrédulo MISC que ponga en duda el aserto, invoco por
testigo, en mi abono, el presente libro.

Su autora comprueba MISC , bajo la forma atrayente de la novela, los
beneficios que reportan el trabajo, la perseverancia y el ahorro; nunca
un tema económico ha sido tratado con más galanura, con más gracia
picarezca, ni con más natural é ingénua intriga.

Despues MISC de recorrer este trozo de historia social, cuya trama la forman
las peripecias de dos caractéres nobles y fuertes, se encuentra no sé
qué de consolatorio, de purificador, en medio de la arenosa senda por
donde nos conduce diariamente la mano de la tristeza.

Si la mision de los cultores privilegiados del arte es la de alentar,
la de consolar, la de dilatar el horizonte de la esperanza, la
prestigiosa autora de estas páginas ha sabido encerrar en ellas,
suficientes rayos de luz para satisfacer la ansiedad de las almas
soñadoras, y bastantes rosas para coronar, aunque ellos no lo quieran,
la adusta efigie de los más hipocondriacos economistas.

S. VACA-GUZMAN PER .

Diciembre 22 de 1887.




OASIS EN LA VIDA MISC .

Á «LA BUENOS AIRES»

_LA AUTORA. _ MISC




OASIS ORG EN LA VIDA MISC .




I


--¡Bah!--exclamó Mauricio Ridel PER , arrojando la pluma despues de escribir
la palabra Fin MISC bajo la última línea de una cuartilla marcada con el
guarismo 60.

--¿Qué es eso?--interrogó un jóven que escribía allí cerca.

--El postrer párrafo del folletin--respondió Mauricio MISC , alargando la
hoja á un cajista que aguardaba.

--¡Cómo! ¿Mañana acaba CHAMUSQUINAS DE AMOR? MISC Hoy quedaba su héroe
en una situacion extrema: la mano armada de un revólver, esperando
para morir el primer rayo de sol; y ya, este comenzaba á dorar las
copas de los árboles; y al verlo, « Enrique PER apoya el arma contra el
corazon, enviando á María PER su último pensamiento; á Dios PER su última
plegaria.»--¿Muere?

--No; porque--«De repente, un brazo cariñoso rodeó su cuello; un rostro
pálido y mojado de lágrimas se apoyó en su rostro...

--¡Perdon!

--¡Perdon!--se oyó á la vez...

«Y el primer rayo de sol aguardado como una señal de muerte, fué la
aurora de su felicidad».

--¡Bien! ¡oh! ¡Qué bien!--aplaudió el otro; y añadió con dramático
ademan:

--¡Ah! que no haya para nosotros, párias del destino, ¡un rayo de sol
que venga á redimirnos!

--Sí: y más que uno: dos--repuso Mauricio.--La resignacion y el trabajo.

--¡La resignacion! ¡el trabajo!--replicó MISC el interlocutor con forzada
risa.--Solo tú puedes decir eso; tú, que no contento con la tarea
diaria, la has subido á catorce horas. Catorce horas MISC , pluma en mano,
encorvado sobre la implacable cuartilla, y precisamente, apenas en
convalecencia de la terrible herida que casi te lleva al sepulcro.

--Sin embargo, ya lo vés: estoy sano y fuerte. Un poco de sueño MISC ; á
veces, un poco de fatiga; pero se piensa en el fin propuesto, y todo
eso vuela y se desvanece.--

Hablando así MISC , Mauricio LOC consultó su reloj.

--Las siete--Y levantándose, fué á tomar de una percha su sombrero.

--¡Las siete! ¡Con qué desenfado lo dices! ¿Sabes que has estado
sentado ahí, escribiendo desde las nueve? ¡Diez horas! ¡Ah! hombres
como este son un pésimo ejemplo en la Redaccion MISC .

--Y tú, que así hablas, querido Emilio PER , eres uno de sus mejores obreros.

--A más no poder: Sábelo LOC .

--Notificado--dijo Mauricio LOC , sonriendo.--Ruégote que al salir digas al
Regente PER que me tenga listas las pruebas para las once.

--Y correccion hasta las dos de la mañana. Suma: ¡catorce horas! MISC ...
¡Adios MISC , escriba!

--Adios, fariseo.--

Y ambos rieron.

Mauricio LOC cerró su carpeta y se fué.

Emilio PER se extendió perezosamente en su silla; encendió un cigarro, que
aspiró con ánsia; y arrojando una larga espiral de humo, entornando
los ojos--¡Deliciosa fruicion!--exclamó:--¿qué no haces tú olvidar?...
Y sin embargo, Mauricio PER te desdeña. Uncido PER á un rudo trabajo, pegado
ahí, á esa mesa de redaccion, hasta los codos en la seccion editorial;
cronista, traductor, folletinista, corrector de pruebas: ¿á qué
móvil obedecerá ese anhelo de aglomerar sueldos? Él, no es avaro ni
derrochador; no frecuenta clubs ni bailes; por tanto, ni juega ni
galantea. En los teatros MISC tiene las entradas de periodista. ¿A qué tanto
afan de ganar dinero? ¿qué hace de él? No es mucho, en verdad; pero
¿qué hace de él? Enigma MISC insoluble es para mí este jóven, tan franco,
sin embargo, y tan bueno...

Y Emilio PER dejando la pluma en largo holgorio, quedóse engolfado en sus
pensamientos y en el humo de su cigarro.




II


Mauricio PER se alejó con el paso presuroso, habitual en aquellos que
tienen contado el tiempo.

Aunque en la plácida edad de veinte años, y bello y apuesto, hay en la
expresion de su semblante esa gravedad melancólica, signo de un destino
adverso.

En verdad MISC , adverso había sido el destino para Mauricio LOC : adverso desde
la cuna, mecida por manos extrañas, desierta de cuidados y caricias.

Y no fué esto solo ¡ay! no fué esto solo.

Cárlos Ridel PER , subyugado por una pasion que causó la muerte á su esposa,
llevando todavía el luto de la viudez, dió una sucesora á la difunta; á
su hijo una madrastra.

¡ Madrastra! MISC Al solo pronunciar esta palabra de aspereza siniestra,
compréndese la tristura de esos pobres niños que crecen temerosos,
acoquinados, bajo aquella sombra fatídica.

Para ellos no existen las alegrías del hogar. Siempre espiados por la mirada suspicaz de un fiscal MISC inexorable que les achaca á delito su
gozosa turbulencia, su inocente espontaneidad, vuélvense taciturnos,
desconfiados; ocúltanse para reir; ocúltanse para llorar; y en el
primer albor de la vida, aprenden esa triste ciencia de la vejez: el
disimulo. ¿Ni qué otro recurso les queda? ¿A quién volver sus ojos?

La casa paterna MISC se ha tornado para ellos en campo enemigo, donde todo
les es hostil, hasta su mismo padre á quien no le es dado mostrárseles
propicio, so pena de despertar celos retrospectivos, que empeoren la
situacion tristísima de esos náufragos de la vida.

Tal suerte cupo á Mauricio MISC .

Víctima de una semejanza MISC que importunaba á su padre como un
remordimiento, á su madrastra como una vision de ultratumba, vióse un
dia arrebatado de su casa y entregado al capitan de un buque inglés,
que lo llevó á Europa LOC y lo encerró en un colegio.

Aunque del hogar de sus padres, el pobre niño, solo guardara crueles
recuerdos, la lengua materna, el suelo de la patria, su aire, su luz,
éranle necesarios, y languideció, echándolos de menos.

Por dicha suya fué el «bello país de Francia LOC ,» la hospitalaria Paris PER ,
el lugar de su destierro.

La bondad característica de los hijos de aquella tierra MISC , tiene, en
todas las clases sociales, desde el aristócrata hasta el obrero, una
gracia irresistible que cautiva el alma y mata toda nostalgia.

Desde el sábio Blain MISC , director del colegio donde fué el niño
consignado, hasta el ama de llaves, la buena Colombe LOC ; desde los alumnos
hasta los profesores: todos acogiéronlo con tan benévola conmiseracion,
que primero la serenidad y luego la alegría, vinieron como nunca,
expansivas á aquel pobre corazon, por tanto tiempo oprimido.

El desterrado comenzó á encontrarse feliz MISC en su nueva familia.

--¡Ah!--pensaba, recordando el pasado--¿así se ama, se acaricia y se
protege? ¿Por qué no he conocido yo hasta hoy, estos bienes?

Y refugiábase en esa atmósfera de calurosos afectos; y sentía el dulce
bienestar del que renace á la salud despues de una larga enfermedad.




III


Los años trascurrieron así, con sus épocas clásicas, en la vida del
niño. Los exámenes MISC ; los premios; el paso á estudios superiores; el del
vestido infantil al traje viril; la primera comunion.....

¡ Qué ceremonia MISC , á la vez tan imponente y tierna!

Cumplido en él, el divino misterio MISC , de rodillas ante el altar, el niño
tiende la mano sobre el Sagrado Libro MISC y jura ser virtuoso y bueno.

El celebrante lo bendice MISC y coloca en su pecho una reliquia.

La voz del órgano derrama gozosas notas MISC ; nubes de incienso se elevan á
lo alto de la bóveda; y en la nave central, las madres aguardan con el
llanto en los ojos, en el lábio la sonrisa.

Mauricio PER vió á sus compañeros ir hácia ellas y caer en sus brazos.

¡ Ay! MISC ¡él estaba solo!

Ni padre ni madre MISC que lo aguardaran; solo en esa hora solemne de la
vida.

¿ Solo? MISC No: ahí estaba Mr MISC . Blain PER que le sonreia; ahí estaba la buena Colombe LOC
que le tiende los brazos y lo contempla enternecida.

--Ama--díjole Mauricio--¿Quieres LOC que te dé mi reliquia? Mírala LOC : es muy
linda: _Notre Dame du bon Secour_ MISC .

--No, hijo mio--respondió la vieja sirvienta, volviendo la reliquia al
pecho del niño.--Este recuerdo le es debido á mamá. Envíaselo PER dentro de
tu primera carta.--

La hora MISC , el lugar, la escena imponente en que acababa de actuar; la
voz del órgano; el humo del incienso; las sagradas preces; todo esto
despertó en el alma del niño una emocion profunda, al oir las palabras
de la vieja Colombe LOC . La luz de un lejano MISC recuerdo brilló en su mente,
mostrándole allá, como entre las nieblas de un ensueño, la figura
angelical de una mujer que lo miraba sonriendo.

Sonrióle él tambien MISC , y dos lágrimas se desprendieron de sus ojos.

Colombe LOC las comprendió. Besó PER la santa imágen; guardóla en su seno; y en
la noche, á la hora de acostarse, Mauricio PER la encontró á la cabecera de
su cama.




IV


Desde ese dia un notable cambio se efectuó en su carácter. A la
inquieta turbulencia del niño, sucedieron la mesura y la reflexion del
hombre; al gusto por los juegos, el amor al estudio; á su indiferencia
cosmopolita, el sentimiento exaltado de la nacionalidad.

Cuando en los dias MISC clásicos, al flamear de la bandera tricolor, sus
compañeros cantaban: « _Allons enfants de la patrie_ MISC , » Mauricio MISC buscaba
en el cielo, el azul pabellon; y del fondo de su alma exhalábase el
grito sagrado del himno nacional. Allá MISC , surgiendo de las brumas del
lejano pasado, la imágen de la patria aparecíale con su inmensa pampa,
su magestuoso rio, sus cerúleas lontananzas, llamándolo con poderoso
reclamo.

Pero ¡ah! MISC siempre que estas luminosas imágenes visitaban su mente, un
siniestro recuerdo venía á oscurecerlas.

Su madrastra MISC .

Este sentimiento de repulsion MISC creció más todavía, cuando Mauricio PER
comprendió por las cartas de su padre, la humillante dependencia en
que yacía. Cada frase parecía consultada, corregida ó dictada por el
déspota que leía sobre su hombro.

El jóven vertía sobre ella lágrimas de indignacion y de dolor; y una
palabra de uno ú otro, contenían sus respuestas.

Así, la correspondencia entre padre é hijo tomó un carácter de acritud
que, poco á poco, degeneró en frialdad.

Y, cuando á la edad de diez y ocho años, acabados sus estudios y
rendido con brillo el último exámen, su padre le habló de regreso.

--Amo á mi patria y anhelo volver á verla--respondió Mauricio,--amo á
mi padre y deseo estrecharlo en mis brazos; pero no podría presenciar
el espectáculo vergonzoso de su servidumbre; y porque lo amo; y porque
lo respeto, prefiero un eterno destierro.

A esta declaracion siguió un profundo silencio; y como única respuesta
Mauricio PER recibió una carta que contenía inesperadas revelaciones.
Suscribíala LOC el escribano D..., uno de los hombres más honorables de
Buenos Aires LOC .

--«Alejados y sin conocernos uno á otro--decíale éste--únenos,
sinembargo, el mandato de una persona que ya no existe; y que para
mí fué por esto, más sagrado.--Y proseguía:

--«Hace quince años, fuí llamado un dia á casa del señor Cárlos Ridel PER , cuya esposa, en trance de muerte, debía otorgar testamento.

«Mi colega, el señor R..., autorizaba el acto; y yo creía haber
sido requerido como testigo, cuando la testante, habiendo declarado
que dejaba á su hijo único, Mauricio Ridel PER , el valor de doscientos
mil pesos en propiedades urbanas y rurales, volviéndose á su
esposo, pidióle permiso para instituirme á mí, hasta la mayoría de
aquel, guardador de dichos bienes.

« Repugnábame PER una mision visiblemente motivada por disensiones
conyugales; pero los ojos de la moribunda enviáronme una mirada de
angustioso ruego, que me hizo aceptarla.

«Ella entónces suspiró como aliviada de una grave preocupacion;
estrechó mi mano con gratitud, y murió en paz.

«Yo he cumplido fielmente el deber que me impuse: he administrado
esos bienes con el acierto que dá una larga experiencia en los
negocios; los he conservado, los he hecho fructificar: pero siempre
en el limite que mi delicadeza me prescribía: no como guardador,
sino como administrador, rindiendo cuentas de mi cometido y
entregando al señor Ridel PER las fuertes sumas que producen.

«Hoy me ha hecho saber que V. se ha emancipado; y que, por tanto,
la ingerencia que yo le daba en los asuntos de su hijo, ha cesado.

«Por consecuencia, y persuadido de que él habrá informado á V. del
estado floreciente de su fortuna, no solo por mi buena voluntad en
su administracion, sino á causa del subido precio que ha adquirido
la propiedad, réstame solo ponerla á su disposicion, y pedirle se
sirvo impartirme sus órdenes».

Esta carta de un tutor MISC hasta entónces ignorado, fué un rayo de luz en
el misterio que rodeaba el pasado de Mauricio LOC , y efectuó un cambio
favorable en su destino.

Alejado de su padre MISC , por la funesta influencia que se alzaba hostil
entre ambos, el hijo desechado, bendijo la ternura previsora de aquella
madre moribunda, que viendo cernerse la desgracia sobre la cuna del
niño que le era forzoso abandonar, había querido, asegurándole una
fortuna independiente, preservarlo en los azares del porvenir.

Mauricio PER expresó su profunda gratitud al honrado escribano; confióle
los dolorosos motivos de su doble ostracismo; y le suplicó, en nombre
de aquella cuyo encargo había tan noblemente cumplido, quisiera
favorecerlo á él, continuando en la administracion de aquellos bienes,
para lo cual le confirió un pleno poder.




V


Las lágrimas de una infancia desamparada y las tristezas de su
juventud, sin patria, ni hogar, habían dado al carácter de Mauricio LOC una
gravedad melancólica que, alejándolo de los placeres bulliciosos de sus
compañeros, lo preservó de la disipacion.

Así, cuando libre y en posesion de una fortuna independiente, podía
entregarse á los goces que Paris PER ofrece con mano pródiga, él, sin
esfuerzo, sin sacrificio, consagróse, á una vida de labor intelectual.
Frecuentó la Sorbona LOC , los Institutos ORG , las academias y las bibliotecas.
Arrojóse PER en el periodismo y tomó activa parte en los trabajos de uno de
los principales diarios de Paris PER , haciéndose notar por su brillante
estilo y la originalidad de sus ideas.

Ensayó PER la novela; y muy pronto los folletines firmados por Valerio--su LOC
seudónimo,--fueron leidos con entusiasmo, sobre todo por las jóvenes,
que encontraban en sus páginas, á vueltas de los pálidos excepticismos
de la época, el color ardiente de la pasion.

Era que el ideal evocado en sus creaciones despertaba y hacía palpitar
un sentimiento que hasta entónces yacía latente en el alma de Mauricio PER :

--El amor.--

Y aunque más de una vez, las seducciones de la mujer habían deslumbrado
sus ojos, rozado su epidermis, jamás lograron llegar á su corazon.

Tres años pasaron para Mauricio LOC en aquella vida activa del espíritu.
Proponíase ensancharla con viajes de recreo en torno á Europa LOC y con
la fundacion de un periódico de espíritu americano, que uniese en un
contacto intelectual más íntimo, los dos continentes; trasfusionando
en la savia cansada y empobrecida del uno, la savia rica y jóven del
otro.

¡Ah! de todas las vanidades que deplora el Sagrado Libro MISC , ¡ninguna tan
vana como nuestros proyectos!

Creo haberlo dicho ya, en otra ocasion. No importa: las frases MISC son las
mismas, cuando es idéntica la situacion.

En el momento que Mauricio PER preparaba la realizacion de tan lisongero
propósito, una carta de Buenos Aires LOC , portadora de fatales nuevas, vino
á destruir sus proyectos y sus esperanzas.

«Deber del hombre es ser fuerte y resignado, mi querido
Mauricio--decía MISC el escribano D... en aquella carta.--Por tanto,
valor y resignacion.

«El padre de Vd. ha muerto.

«Envuelto en una quiebra producida por la fuga de un sócio bribon,
falleció víctima de una congestion fulminante.

«Los acreedores se presentaron munidos de sus derechos, y
obtuvieron la liquidacion.

«Pero como el sócio (hermano de la señora Ridel PER ) había sustraido
en su fuga todo el numerario existente en caja, quedó un enorme
pasivo, que toda la fortuna particular de Cárlos Ridel PER , no ha sido
bastante á cubrir.

«Bajo el peso de tres catástrofes: la infame fuga de aquel hermano,
impuesto por ella á la sumision de su marido; la súbita muerte de
éste, y la miseria que le aparecía con su séquito de humillaciones,
la desventurada mujer enloqueció.

«Silenciosa, sin lágrimas, huraño el ademan y fija la mirada,
escuchó la intimacion de desalojo; y cuando intentaron hacerla
salir de su casa, subióse á lo alto del mirador que coronaba el
edificio, abrió un balcon y se arrojó á la calle.

«Cuando la levantaron de la vereda estaba muerta».

La carta MISC cayó de las manos de Mauricio PER , que lloró con lágrimas de dolor
á ese padre de quien no había recibido ni cuidados, ni caricias, pero
cuyo desvío disculpaba, atribuyéndole su verdadera causa: la debilidad
humana.

Mas PER , luego, secando sus lágrimas, escribió rápidamente, cual si temiera
que su carta no llegara á tiempo:

--Ponga Vd. inmediatamente á la órden del Juez MISC que entiende en la
liquidacion de los bienes de Cárlos Ridel PER , todos los que de mi
propiedad están bajo la administracion de Vd.-- LOC

Aquella carta MISC iba acompañada del poder especial para el acto.......

--«Todo se ha perdido, menos el honor--escribía MISC á Mauricio LOC el buen
tabelion.

--«Puestas en remate las casas de Victoria LOC y Cuyo LOC y los campos
de El Rosal LOC , han producido ciento cincuenta mil pesos oro. Había
además en mi poder diez mil nacionales, valor de alquileres
cobrados de las dos propiedades y que tambien entregué.

« Canceladas LOC las deudas con el valor de los bienes que durante diez
y siete años he administrado, el síndico del concurso me devolvió
dos mil pesos moneda nacional, importe de la letra adjunta.

«El noble sacrificio que Vd. PER ha hecho á la memoria de su padre, es
solo el cumplimiento de un deber: lo sé; pero, como tales virtudes
son cada dia más raras, permítame felicitarlo.

«Si la experiencia de un anciano mereciera ser escuchada, yo
aconsejaría á Vd. el regreso MISC . El regreso MISC es tambien un deber para
Vd. El hombre MISC se debe á su país, que reclama su presencia y todos
los actos de su vida. Además MISC , en Buenos Aires LOC que se agita á
impulsos de un inmenso progreso, podrá Vd. ORG con el trabajo rehacer
su fortuna».

Así tambien pensaba Mauricio MISC .

Solo en el mundo MISC , sin familia, sin fortuna, ningun vínculo ligaba su
vida, sino era el sentimiento nacional, que mal grado el tiempo y la
ausencia, vivió siempre, puro y ardiente en su alma.

Y cuando las puertas de la patria MISC se abrieron para él, aunque por la
mano severa de un desastre, el pobre desterrado apresuróse á volver á
ella.

Sin embargo, Mauricio PER amaba tambien la Francia LOC .

Allí su niñez desamparada, había encontrado el calor de una
benevolencia tutelar; allí comenzaron á formarse sus ideas y sus
sentimientos; allí se abrió su alma á la vida intelectual.

Sangraba LOC su corazon al dejar aquel país riente y hospitalario; al decir
adios á sus amigos, á sus compañeros en las tareas del espíritu; á sus
antiguos profesores; al sábio Blain PER y hasta á la buena Colombe LOC : á ella
sobre todo, tan buena y maternal para él, en la orfandad de su infancia.

Al separarse de ellos, al alejarse de Paris PER , llorando, Mauricio PER recordó
el dia que, llorando tambien, allí llegara: un dia helado de Diciembre MISC .

El pobre niño MISC seguía penosamente, con sus pequeños pasos, el tranco
largo del capitan inglés que lo había traido á su bordo, con el mismo
despego que ahora lo guiaba á pié, al través de largas calles. Tenía frio MISC , tenía cansancio, tenía miedo. Lloraba PER , sintiéndose solo en esa
ciudad inmensa, entre una multitud que hablaba un idioma desconocido;
bajo un cielo gris, de donde llovían copos de nieve que caían sobre sus
mejillas y coagulaban sus lágrimas.....

Manos piadosas lo recibieron de aquel hombre, que lo entregó con
indiferencia, y se alejó sin dirigirle una mirada.

Acojido con amor MISC , tratado con los tiernos cuidados que la piedad
consagra á la infancia, su alma, hasta entónces reconcentrada,
entumecida, abrióse á los afectos de la amistad, de la gratitud; y echó
dulces raíces en esa plácida etapa del bienestar y de bonanza que era
ahora necesario abandonar.

Así es la vida: ¡perpétua nostalgia! MISC




VI


Mauricio llegó á Burdeos LOC cuando el vapor « Senegal LOC » aguardaba á sus
pasajeros en la rada de Pouillac PER .

Quedábale una hora MISC , que empleó en la visita de adios á un amable
anciano, un digno funcionario argentino, que, más de una vez, habíalo
halagado con su aprobacion y felicitaciones, cuando en la prensa
francesa, Mauricio PER había alzado la voz para defender los intereses del
Plata PER .

¿ Quién MISC no conoce por su patriotismo y su caballerosa hospitalidad al
Sr. Santa Coloma PER , Vice-Cónsul Argentino PER en Burdeos LOC ?

El distinguido porteño acojió al jóven compatriota con cariñosa
conmiseracion.

Por los diarios de Buenos Aires LOC y su propia correspondencia, éranle
conocidas sus desgracias y su noble abnegacion.

Deploró los desastres MISC con que la Providencia MISC había
querido--díjole--probar MISC su fortaleza. Y mezclando á sus frases MISC de
condolencia, palabras de aliento, exhortólo á la entereza, á la
serenidad, á oponer á la desventura, el valor y la resignacion.

Conociendo su fuerza en el periodismo MISC , aconsejóle seguir en él, y
preferir para ofrecerle sus trabajos un órgano neutral, en que pudiera
alejarse de la política de partido, que tanto amengua al hombre, y
militar en la de ecleptisismo, que lo eleva y dignifica.

--Ahora--terminó, consultando su reloj--venga MISC un abrazo.... fuerte....
así, bien fuerte.

Me privo del gusto de presentar á Vd. mi gente MISC , porque están
tristísimas con la despedida de una amiga que se marcha, precisamente,
por el mismo vapor que Vd MISC ..... ¡Ah! hé ahí, por ejemplo, un modelo de
valor y de resignacion: esta jóven hija de Buenos Aires LOC , vino hace tres
años para perfeccionarse en sus estudios musicales. Su padre MISC , ingeniero
en comision, regresó á Buenos Aires LOC dejándola en casa de una parienta
lejana.

En estos tres años, hizo Julia PER progresos que maravillaron á pianistas
de fama europea.

Pronta PER estaba ya para el regreso; pero su padre, que vino á buscarla,
á su paso por Rio Janeiro LOC contrajo una fiebre, y murió apenas llegado
aquí.

La pobre niña MISC ha quedado sola en el mundo, hundida en el dolor; pero
no se ha desalentado. Rendidos PER al padre los últimos deberes, vuelve á
Buenos Aires LOC , donde vá á buscar en el trabajo la subsistencia......

Pero, ¡qué charlar de viejo! MISC dirá Vd.

--¡Oh! no señor, que me interesa profundamente esa jóven.

--Y si puede Vd. serle útil MISC , durante la travesía, nos obligará mucho, á
mí y á mi familia. Además, la señorita MISC Julia Lopez PER , merece por sí sola
toda suerte de atenciones.... Pero, hijo mio, pronto, pronto, márchese
Vd. PER , que apenas tiene tiempo de tomar el trasporte y llegar á Pouillac PER .

--Adios, hijo mio. Escríbame V. MISC ; y déme siempre ocasiones de serle
agradable. Por su parte: «contra mala fortuna MISC , fuerte corazon», y no
olvide Vd. que el trabajo, impuesto por Dios al hombre MISC como un castigo,
es la mayor de sus bendiciones....--

Mauricio PER se apartó profundamente enternecido de aquel noble anciano,
tan servicial y benéfico, no solo para sus compatriotas, sino para
todos los americanos que aportan á Burdeos LOC .

Al llegar á bordo del vapor, pronto ya á partir de Pouillac LOC , Mauricio PER
encontróse en medio de una escena de adioses entre los viajeros que se
iban, y los que venidos á despedirlos, regresaban.

Lejos del tumulto MISC , sola, sentada en un banco de popa, estaba una jóven
vestida de luto.

Al verla MISC , el nombre de Julia Lopez PER vino á la mente de Mauricio PER .

Anochecía PER ; y la sombra de la hora y un largo crespon negro velaban el
rostro de la viajera. Pero Mauricio LOC adivinaba dos grandes ojos negros
que lloraban, fijos en el lejano paisaje que él, tambien con dolor,
contemplaba.

Un mismo duelo apenaba aquellos dos corazones: el uno dejaba un
sepulcro; el otro, la tierra de caluroso afecto que reemplazara la
patria y la familia.

Catorce años antes, á esa misma tristísima hora, el anochecer, un niño,
angustiado el semblante, asomábase á la borda de un buque inglés que
echaba el ancla en el puerto.

Sus ojos contemplaban con terror MISC el país desconocido que tenía delante;
y volvíanse llorosos hácia las azules lontananzas que en pos dejaba.....

¡ La vida MISC es una perpétua nostalgia!




VII


El vapor MISC dejó las aguas de Pouillac LOC y siguió su derrotero entre las
brumas de la noche.

Cuando la luz del faro de Pouillac LOC desapareció en el horizonte, un
sollozo exhalóse bajo el velo de la viajera, que se alejó con lentos
pasos.

La campana del comedor MISC llamó á los pasajeros, que bajaron en bullicioso
tumulto y ocuparon la mesa, alegres y despabilados, cual si poco antes
no dieran dolorosos adioses: en el rostro la placidez de la comedia;
ocultos en el corazon los dolores del drama.

Como ellos, Mauricio rió tambien MISC , entregóse á las ruidosas é
insignificantes pláticas de á bordo, guardando para la hora solitaria
del camarote, las tristezas de su incierto porvenir.

El recuerdo de la jóven MISC enlutada vino algunas veces á la mente de
Mauricio PER ; pero en vano la buscaron sus ojos entre los pasajeros, á la
hora de las comidas y en los paseos nocturnos de toldilla.

Muy luego supo que no se había equivocado al verla: que era Julia Lopez PER , la jóven artista de quien hablase el Vice-Cónsul Argentino LOC en
Burdeos LOC .

Supo PER tambien que á causa de su duelo, no salía de la cámara de señoras.

En efecto, por más que la acechara, dirijiendo miradas indiscretas al
sagrado recinto, Mauricio LOC no logró verla.

Y solo en la noche que el « Senegal LOC » paró en la rada de Rio Janeiro LOC ,
cuando los pasajeros hubieron ido á tierra y el buque se quedó
solitario, Mauricio LOC la divisó de léjos, cubierta con su largo velo
de crespon negro, sentada en el mismo banco en que se sentara la vez
primera.

¡ Ah! MISC ¿no era aquella ocasion para dar al diablo las prescripciones de
la etiqueta, que le prohibían presentarse á sí propio á la interesante
jóven, invocar el nombre del anciano Vice-Cónsul PER , y ofrecerla sus
servicios?

Mauricio PER se sorprendió anhelando una tempestad, la inminencia de un
peligro, que le diera el derecho de salvarla en sus brazos.

Pero ¡ah! MISC una implacable bonanza acompañó al « Senegal LOC » en esos temibles
mares, el resto de su viaje; y una mañana nublada, pero ya con asomos
de primavera, amaneció surto en Balizas Exteriores LOC ........




VIII


Mauricio LOC aspiró con ánsia el aire natal. Nada más había para él en aquella soledad MISC , que la ausencia y la muerte habían hecho en torno suyo.

Ni parientes ni amigos: extraño en su patria MISC .

Al entrar en la Avenida Montes de Oca MISC previno al cochero que debía
alojarse en un hotel.

--¿A qué hotel quiere ir el señor?--preguntó LOC el automedon.

--Al que á Vd. mejor le parezca, amigo.

--¿El señor es forastero?

--¡Forastero!--repitió Mauricio LOC , con amargura.--Sí, forastero.

--Entónces vamos al Gran Hotel LOC , que tiene muy buenas condiciones para
los extranjeros.

--Pues, al Gran Hotel LOC , mi amigo. Lleve Vd. MISC allí mi equipaje y
entréguelo con ésta tarjeta.

--¡Cómo! ¿el señor no viene tambien?

--Yo iré á pié para mejor ver la ciudad. ¿ Dónde PER está el Gran Hotel LOC ?

--Cangallo entre Reconquista MISC y.........

--Bien, bien: ya lo hallaré.--

Y Mauricio PER echó á andar á lo largo de la Avenida Montes de Oca LOC y desde
allí siguió entre quintas, _chalets_, jardines y vergeles MISC .

Los tristes pensamientos que al llegar MISC lo asaltaron, desvanecíanse ante
el grandioso espectáculo que contemplaba.

De la Buenos Aires MISC de sus recuerdos, solo reconocía el nombre: tan
grande y bella, la gloriosa metrópoli habíase tornado. Sus calles niveladas MISC , llenas de luz, surcadas por vias férreas, con anchas veredas
y rico pavimento; sus casas renovadas, ó transformadas en palacios; sus
plazas en jardines adornados de estátuas; con avenidas de palmeras, que
recuerdan las grandiosidades fabulosas de la India; sus escuelas que
remedan suntuosos alcázares; sus teatros visitados por las primeras
celebridades del mundo, con un público de gusto esquisito, que juzga
con rigor y paga con régia generosidad.

Como un talisman de preservacion MISC tutelar, en las puertas de esos
millares de edificios aglomerados en aquel vasto conjunto, brillaba la
placa de la Compañía de Seguros « ORG La Buenos Aires LOC », poderosa asociacion
que cuenta en su seno á los más fuertes capitalistas nacionales y
extranjeros.




IX


El desterrado vagaba entre esas grandezas, solo, pobre, desconocido,
como un alma en pena; pero el orgullo nacional sobreponíase á estas
mezquindades, y llenaba de gozo su alma.

Antes de entrar en la morada de los vivos, Mauricio PER quiso hacer una
visita á los muertos y dirijió sus pasos al cementerio.

En los alrededores de éste, habíanse tambien efectuado suntuosas
trasformaciones. Grutas LOC , lagos, jardines, estátuas, habríanle hecho
creer que se había extraviado, si más allá no se alzara ante él, la
lúgubre fachada.

Mauricio LOC penetró en el triste recinto.

Un sepulturero lo llevó al mausoleo de su familia.

Mauricio PER despidió al cicerone y quedóse solo.

Delante de él, colocado en un lecho de hierro, estaba el ataud que
guardaba los restos de su padre; y ¡oh! ¡amarga ironía de la casualidad
ó de la providencia! el despojo de aquella que lo dominara en vida,
encerrado ahora en una caja de ébano, pesaba, todavía, como una
obsesion sobre sus heladas cenizas.

En el extremo opuesto, Mauricio LOC divisó aislado y solitario, el sepulcro
de su madre--muerta LOC á la edad de veinte años--decía MISC el epitafio.

A ella dirijió su plegaria y la efusion filial de su alma.....

Dió PER una severa mirada á las otras dos tumbas, y se alejó murmurando un
_requiescant in pace_ de perdon MISC .




X MISC


El dia siguiente á su llegada, Mauricio LOC dejó el hotel, caro para la
exigüidad de sus recursos, y tomó alojamiento en una casa de huéspedes,
indicada por el que fué su tutor.

Una vez instalado, buscó trabajo en uno de los diarios más acreditados
de Buenos Aires LOC .

Su director, que es un distinguido literato y, además, un hombre
de corazon, hizo al jóven una acojida tan amable como alentadora.
Ofrecióle LOC su amistad, y desde ese dia, dióle trabajos importantes en la
seccion editorial del diario....

No había pasado una semana de la instalacion de Mauricio LOC en la casa de
huéspedes, cuando por una de esas evoluciones de barrio, tan frecuentes
en esta época de transformacion material, aquel edificio fué expropiado
é intimada órden de desalojo.

Los huéspedes se dispersaron; y Mauricio LOC , habiendo de buscar nuevo
domicilio, recordó que en la guia había visto la existencia de un
pensionado que una señora francesa, madame Bazan PER , tenía en la calle mas
cercana á las oficinas de su diario.

Contento PER de esta circunstancia y anhelando volver á vivir en un
interior francés, fué á pedir hospedaje en aquella casa.

Madame Bazan PER , una amable vieja, entre cincuenta y sesenta, recibió con
agrado á Mauricio PER .

--Con gran pesar mio--le dijo--me es imposible recibir á usted. Mi
pensionado es rigurosamente femenino y de familias en las que no hay
varones.

Capricho PER ó razon, por acuerdo general, los hombres están excluidos de
este gineceo, verdadera sucursal del antiguo Port Royal LOC de célebre
memoria.

--¡Ah! lo deploro... Pero--insistió Mauricio--mi querida madame,
paréceme que siendo yo por mi contínua ausencia de la casa, un huésped
invisible, bien pudiera relajarse en mi favor, algo de ese terrible
rigorismo.

--Es verdad. Yo lo desearía MISC , por lo menos. Pero ¿qué hacer? MISC Así lo
quieren estas señoras. Son veinte MISC , entre ancianas y jóvenes; ocupan
toda la casa: tienen, por lo tanto, derecho á vivir segun su gusto.

No obstante MISC .... quizá pueda yo arreglarlo de algun modo.

Desde luego MISC , y con sentimiento le digo que no puede ser V. mi
pensionista.

--Me contentaré con que usted me admita como inquilino invisible.

--Contando, desde ahora, con fuertes resistencias, voy sin embargo,
á proponerlo á mis huéspedas; por supuesto, alegando en gracia del
solicitante, las razones por él expuestas.

Venga usted á verme mañana.-- MISC




XI


Desde que lo vió llegar, madame Bazan PER tendió á Mauricio LOC las manos.

--¡Triunfamos!--exclamó, con la espontánea alegría francesa.

--Reunido anoche mi areópago á la hora del té, expuse el caso con todas
sus atenuantes modificaciones.

¡Quién lo creyera! La seccion jóven fué á V. adversa.

¡Y dicen que la juventud es indulgente! ¡Qué error!

Apenas, las viejas MISC , en mayoría, lograron triunfar, no sin el rigoroso
aditamento de--forzosa ausencia de la casa, _ PER desde primera hora hasta
la hora del sueño _ MISC .

Venga MISC usted á ver el cuarto que le destino. Es el único que un hombre
puede habitar en esta casa, verdadero monasterio, dónde solo faltan la
toca y el sayal.

Y empujando una puerta que abría en el zaguan, hizo entrar á Mauricio LOC
en una pieza pequeña, pero aseada; cubiertas sus paredes con papel de
ramajes azules en fondo blanco.

Frente á la ventana MISC , que recibía luz de la calle, una puerta empapelada
como las paredes, clavada una percha en lo alto del marco y oculta
bajo una cortina de damasco azul, hacía veces de ropero, cegando la
comunicacion con la vivienda vecina.

Cubría el piso un tapiz de hule MISC ; y el mobiliario componíanlo una cama
de nogal con dos colchones, dos almohadas y mosquitero de gasa blanca;
un velador, un lavabo con juego de porcelana, una cómoda, dos sillas y
una mesita central.

--¡Magnífico! Hé aquí cuanto necesito--dijo Mauricio LOC , estrechando
gozoso la mano á madame Bazan PER .




XII


Aquel mismo dia mandó allí su modesto equipaje, que la camarera
instaló, arreglando el pequeño cuarto, á pesar de su deficiente
mueblaje, con el realce de un buen gusto enteramente parisiense.

Cuando Mauricio PER vino aquella noche, _á la hora del sueño _ PER , quedó
encantado de su nueva morada.

Todo estaba en su lugar: el gas encendido dentro de una bombita de
cristal, sobre la mesa del centro; la bugía en el velador, al lado
de la garrafa de agua y el vaso de cristal de roca; la cama abierta,
mullidos colchones y almohadas; sábanas y cobertores sahumados con
alhucema; en el lavabo preparado el baño.

La puerta-ropero guardaba los vestidos de Mauricio MISC , bajo la cortina de
damasco azul; la cómoda sus corbatas y ropa blanca.

Sentíase allí la mano de la mujer MISC y su benéfica influencia en todo:
hasta en un lindo ramilletito de violetas que desde el fondo del baño
de porcelana, enviaba su perfume al pobre huésped proscrito.

Mauricio PER , apoyado el codo en la mesa y la frente en la mano, leía, ó
más bien, distraido, divertíase en hojear un libro, señalando con los
dedos, á la ventura y á largas distancias en la página, frases que,
reunidas, formaban absurdos ó sentencias, que lo hacían sonreir ó
meditar.

En una de esas casuales agrupaciones, leyó:

--En MISC toda existencia humana hay un minuto esperado ó fortuito, solemne
ó trivial, que decide del destino entero.

Mauricio PER sonrió.--¡Perogrulladas!--iba á decir, á tiempo que una ráfaga
de melodía, que parecía venir detrás de la puerta-ropero, invadió el
silencioso cuarto.

De seguro pertenecía á un Steinway PER , el teclado que una mano ligera,
experta, suavísima, recorrió con un arpegio ténue como el rumor de la
brisa, seguido de las primeras notas del valse de Julieta MISC .

Mauricio PER , inmóvil, comprimiendo el aliento, escuchaba aquellas notas
que como una misteriosa corriente, llevaban su pensamiento léjos en
el tiempo y en el espacio, allá, á bordo del « Senegal LOC , » MISC al caer el
crepúsculo, en la rada de Pouillac PER ; y en la bahía de Rio Janeiro LOC , en
una noche primaveral.

Pero como si la artista hubiera adivinado su presencia, el piano calló.

--Es una de las enemigas que rechazaron mi admision--pensó Mauricio MISC .

Aquella noche MISC , fantásticas visiones visitaron su sueño. Ora bajo MISC la
aérea forma de una vírgen, sonreíale el valse de Julieta MISC ; ora, en
letras de fuego llameaba la misteriosa leyenda....

Desde entónces, en vano Mauricio PER aguzaba el oído; el cuarto vecino
permanecía silencioso.

--Quizá para alejarse de mí, su habitante lo habrá abandonado--pensaba LOC
Mauricio PER , no sin consagrar un tierno recuerdo al encantado arpegio, y
al bello valse de Julieta MISC .




XIII


Cierto dia, encargado de redactar una memoria en que le era necesario
compulsar leyes y decretos, Mauricio PER , huyendo de la cháchara de sus
compañeros, resolvió hacer aquel trabajo en su habitacion.

Encerrado PER y sin dar al exterior señal de vida, escribía en la holgura
del silencio y la soledad.

A las nueve, probablemente la hora del arreglo, en el órden establecido
en la casa, la puerta del cuarto se abrió de repente; y la camarera que
entraba tarareando una cancion, al encontrarse con Mauricio LOC , dió un
grito y dejó caer escoba y plumero.

--Tranquilícese Vd., amiguita,--díjole éste, en voz baja--soy su
huésped, y, por ahora, en la necesidad de sigilo y asistencia.

--Mande el señor--respondió ella, tambien bajando la voz--soy MISC la
camarera y estoy á sus órdenes.......

¿ El señor MISC es de Paris PER ? Habla el francès como en el _boulevard_ MISC .

--No; pero amo á la bella ciudad; y por amor suyo pido á..... ¿El
nombre de Vd., amiguita? MISC

--Renata.

--Pido á Vd. buena Renata PER , que me deje encerrado; y que de ello guarde
rigoroso secreto. ¿ Sabe Vd. ORG que soy un vecino proscrito?

--¡Ah! sí...... ¡ Esas señoras! MISC ¿ Háse PER visto un capricho tan tonto?
Aquella noche dábame ganas de entrar en el debate y decirles:
¡ Insensatas PER ! ¿qué os proponeis? En los monasterios hay un esposo:
Jesucristo PER . Pero vosotras, ¿á qué ideal obedeceis MISC ?

--Bueno ó malo, déjelas Vd. MISC en él. Y MISC , que pues halla injusticia en su
proceder conmigo, ruego á Vd. piense que mi ideal, á esta hora, despues
de haber trabajado desde las seis, debe ser....... ¿ Qué le parece á Vd. MISC
que sea?

--¿Descansar?

--¡Bah! ¡Almorzar, Renata, almorzar! MISC

--¡Ah! es verdad, señor. ¿ En qué pensaba yo? MISC Con gran secreto voy á
decirle á _madame_ MISC , que me mandará servir á Vd.

--Deje Vd. tranquila á madame MISC , y avise en el _restaurant_ de enfrente MISC ,
donde tomo mis comidas.

--Yo misma iré á buscar el almuerzo del señor y se lo serviré con tanto
más gusto, cuanto que estaría el dia entero oyendo hablar al señor.
Si me parece que estoy en Paris LOC . Aquí unos hablan el francés MISC como
normandos; otros como gascones. Como parisienses muy pocos MISC ; y de esos
los más, hablan el francés de las _Barrieres_ MISC . El señor MISC habla como Mr MISC .
Ribeaumont PER . ¿ Conoce PER el señor á Mr PER . Ribeaumont PER ?

--Sí: el espiritual colaborador de « Le Courrier de la Plata» PER .

--¡Cómo me gustan los folletines de « Le Courrier de la Plata PER »! Yo no sé
leer el castellano; pero lo oigo leer á las señoras de la casa, todas
suscritas á los principales diarios. A mí me encantan los libros MISC . Mi madre MISC era portera en el colegio de señoritas que dirije madame Arnaud,
calle de Valois PER . Yo les guardaba las novelas que ellas traian ocultas
para leerlas en el jardin. En Paris LOC todos gustamos de leer: los pobres
como los ricos. « Le Petit Journal» MISC es nuestra delicia, y la más mísera
cocinera, ahorra sus cuatro céntimos para comprarlo.

Y en tanto que extendía los cobertores y arreglaba las almohadas,
la charlatana camarera, espetaba á Mauricio PER aquella palabrería, sin
cuidarse de que éste, ocupado en el trabajo que lo absorbía, no la
escuchaba.

El sonido de un timbre y rumor de voces y de faldas en la habitacion
vecina, interrumpió la cháchara de Renata PER , que llevó un dedo á sus
lábios, y salió cerrando tras de sí la puerta.




XIV


--¡Oh! qué pesados son estos vestidos de abrigo--decía MISC cerca de
Mauricio LOC , con acento quejumbroso, una voz dulcísima. Y se oia el caer
de pesadas ropas sobre los muebles.

--¡Por Dios! ¡ MISC hay algo tan brutal como imponer al delicado cuerpo de la
mujer este abrumador astrakan y el no menos insoportable bombasí!

Era necesario, era preciso, como dice Cienfuegos LOC , que esos
confeccionadores de la moda: Wort LOC , Bowctlaw PER y sus semejantes,
estuvieran locos, ó que se hubieran confabulado contra nosotros.--

Y con un suspiro de alivio:

--¡Ah!--decía--paréceme haber echado de mí dos toneladas.

--Poco te queda que sufrir--contestaba otra voz, tambien dulce y jóven.

--Ya rie la primavera con su florido aspecto.

--Bendita sea ella; y bendito el verano con sus lijeras gasas y
sencillas galas.

Renata déme Vd. mi baton de cachemira PER . Gracias... ¡Ah! MISC ¡qué liviano es
esto! y al mismo tiempo qué abrigado.

--¡Y qué lindo!--añado yo.--¿Quién MISC te lo hizo?

--¿Quién ha de ser? Julia Lopez PER , tu servidora.--

Mauricio PER sorprendió á su corazon estremeciéndose al escuchar este
nombre.

Y cuando la emocion MISC se lo permitió--¡Qué bien te está!--oyó decir.

--Lo hice por los últimos modelos de « La Estacion» MISC ; así, en cuanto la
severidad del luto lo prescribe.

--Feliz tú, que puedes emanciparte de la odiosa tutela de las modistas.

--He ahí la única ventaja del pobre sobre el rico; servirse á sí mismo.

--Sin embargo, he aquí, Renata PER , que está sirviéndote en este momento.

--Como una amiga, ¿no es verdad, Renata PER ?

--¡Oh! sí, señorita Julia PER ; y con mucho gusto mio. ¡Es Vd. tan buena!

--¡Ja! ¡ja! ¡ja! Quitándome lo malo: ya se vé.......

¡ La campana del comedor! MISC

--Es prevencion.

--¡Dios mio! MISC ¿Qué hora es?.... ¡Las diez y media! ¡Cómo MISC pasa el tiempo!
Una clase en el colegio, á dos pasos de aquí; una leccion de piano; ¡y
ya las diez y media!

Alicia, quédate á almorzar MISC con nosotras.

--Imposible: me esperan en casa.

--Que no te apure eso, mi hijita.

Renata PER haga Vd. PER el favor de avisar por el teléfono que la señorita
Alicia PER nos acompaña á almorzar.

--Entónces voy á dejar el abrigo y el sombrero.

--En MISC la alcoba, sobre la cama; porque luego vendrán las muchachas, que,
entre clase y clase, todo lo manipulean.

--¿Y tú no cambias vestido?

--No. Ajusto mi baton MISC con esta cintura de largos lazos; al cuello esta
corbatita abullonada como el extremo de las mangas. Así, ¿vés? MISC

--¡Oh! perfectamente...... ¡con una gracia!.....

--Algo teatral, ¿eh? Sabe que por el régimen interior de ésta casa, las
jóvenes gozamos de una entera libertad en el vestir; y gracias á la
excelente idea de excluir á los hombres de nuestro domicilio, podemos
añadir á las galas del _déshabillé_ MISC , lo picante del capricho.

Así, nada tan pintoresco y gracioso MISC como nuestra _toilette_ MISC en la mesa,
en los paseos al jardin, y en las visitas de vivienda.

_Toilette_ MISC sencilla, pero con el realce de caprichosas fantasias. La túnica griega MISC , el peplum romano, la castellana escarcela.....

A propósito ¿dónde está la mia? MISC ..... ¡ Ah! hela aquí MISC . Ayer PER la llevé en
la comida. Por más señas MISC , á los postres, llenéla de confites..... ¿ Vés PER ?
deja que te ponga uno en la boca.

--Esquisito. Simula MISC una almendra y tiene todo su sabor.

--Sí, porque es el jugo de esta, condensado. Producto de la Confitería del Lampo MISC : esto lo dice todo.

--Cierto. Qué manos mágicas MISC confeccionan cuanto sale de ese maravilloso
emporio de lo rico, suculento y bello.

--Dicen que sus propietarios van á realizar grandes mejoras en ese
establecimiento, ya tan acreditado. Entre ellas MISC , hablan de salones
magníficos, sobre todo el destinado á las señoras, decorado con
esplendor y rigurosamente reservado para ellas.

--Sin duda, los Partiano PER se han inspirado en el espíritu de esta casa.

--¡Excelente inspiracion! amable galantería que debemos agradecer,
aunque solo fuera porque nos librara á la hora de los helados, del
insoportable olor del tabaco, esa pestilente atmósfera de todos los
sitios frecuentados por los hombres...

La campana del comedor MISC sonó otra vez.

--¿Vamos?

--Vamos.

--Dame el brazo y permíteme ser tu caballero.--




XV


Cuando el silencio MISC , así en torno suyo como en el vecino cuarto,
despertó á Mauricio LOC de su profunda absorcion, encontróse con la pluma
en la mano, de pié é inclinada la cabeza ante la cortina de damasco
azul... ¡escuchando!

Detrás PER de él, en una esquina de la mesa, primorosamente servido, entre
un dorado pan y una botella de vino, yacía un apetitoso almuerzo
enteramente frio.

Aquellos exquisitos manjares MISC parecían resentidos: el bife hacía una
mueca, y la tortilla tenía todo el aire de una coqueta ofendida.

Solo las primaverales fresas MISC , agrupadas en su fruterito de porcelana,
sonreían á Mauricio PER y le decían con su incitante perfume--gústanos MISC .
Nosotras somos buenas y perdonamos tu desvío.

Avergonzado de su indiscrecion MISC , apenas tocó el almuerzo. Tomó un bocado de pan MISC , dos fresas y un dedo de vino. Y como sintiese los pasos de Renata MISC , volvió de nuevo á su trabajo, agachado sobre el papel, para
evitar la mirada fisgona de la camarera.

Pero en vano MISC : la parlanchina francesa habíase propuesto tirarle la
lengua, y mientras quitaba el cubierto:

¡ Lástima de solomito!--decía;--¡lástima de dorada fritura! MISC Ni con el
lábio las ha tocado.--

¡ Nada! Mauricio MISC , pegado á la cuartilla, no se daba por entendido; y
escribía, escribía.

Y la pícara MISC , en su empeño, continuaba:

--Pero si no ha comido ni el peso de un adarme. Un cachito de pan MISC y
medio trago de vino. ¡ Jesús! MISC no lo haría peor un cartujo.--

¡ Nada! MISC Más pegado todavía á la cuartilla, Mauricio LOC , callando como un
muerto, escribía, escribía.

La astuta camarera MISC , dando otro giro al ataque:

--¡Poder de la curiosidad!--exclamó.--Dos MISC jóvenes charlan en la
vecindad. ¿ Qué dicen? MISC Fruslerías PER , fruslerías, que, sin embargo, el
señor, de pié, quietecito y el oído en acecho, escucha, al parecer, tan
absorto, que no me siente llegar, ni el ruido que hago al servirlo.--

Con gran contento de la pillastrona, aquella bomba produjo el efecto
deseado.

Mauricio PER se enderezó; y volviéndose vivamente hácia ella:

--Mi buena Renata--díjole MISC estrechando sus manos--espero MISC que esas
señoras no quieran hacerme un calvario por el inocente placer de haber
escuchado, no sus palabras, sino el éco dulcísimo de su voz.

--¡Vaya! no le harían á Vd. un calvario y sí hasta dos, si lo supieran.
Pero, ¿quién ha de decírselo? MISC No seré yo MISC , por cierto; yo, que cuando
estaba allí con ellas, ya imaginaba que usted estaba ocupado en
escucharlas. Porque, señor MISC , para juzgar de los otros con acierto, no
hay como poner la mano sobre el propio corazon.

Así, cuando encontré á Vd. extático, no lo tomé á novedad.

--¿Entónces, Vd. me absuelve y no cree MISC que he procedido mal?

--No, por cierto. ¿ Qué daño hácia Vd. á esas señoritas MISC en escucharlas?

--Es Vd. una excelente jóven MISC ; una verdadera francesa por su bondad y
honrada indulgencia.

--El señor me favorece. Pero en verdad MISC , nada tan natural. Un jóven MISC se
encuentra solo, encerrado como en una prision; oye de repente, cerca de
sí, voces frescas que ríen y hablan; y aunque digan nimiedades que él
no entiende, interésanle esos misterios femeninos y escucha. A fé mia MISC ,
yo hubiera hecho otro tanto.

--Querida amiga, me alivia Vd. de una penosa preocupacion MISC . Yo MISC estaba
confuso, avergonzado.

--¡Oh! ¡bah! pues yo pienso hacer más: quiero presentar á Vd. las
señoras de esta casa; quiero que vengan á que Vd. MISC haga con ellas íntimo
conocimiento.

--¡Qué dice Vd. presentarme á ellas! MISC

--Usted á ellas, no; ellas á Vd.

--¿Cómo puede ser eso? Vd. se burla.

--Ya verá Vd.--dijo MISC ella con misteriosa sonrisa.

Y salió, cerrando tras sí la puerta.

Mauricio LOC se quedó dando vueltas en torno al enigma que había dejado
ante él la traviesa sirvienta; en la mente, la imágen ideal de Julia Lopez PER ; en el corazon, el éco dulcísimo de su voz.




XVI


Una ruidosa invasion en la vivienda inmediata interrumpió aquellas
cavilaciones.

Risas PER , remocion de muebles, apertura del piano.

Una mano inteligente MISC , pero ¡ay! no la mano de aquella noche, recorrió
el teclado con una avalancha de melodías.

--Por Dios, Rosita MISC , acaricia ese obsequio de la señora D PER ..., no lo
aporrées--decía la voz que Mauricio PER sentía vibrar en su alma.

--¡Ah!--replicaba otra--esa intemperancia de manoteos es lo único que
me desagrada en la escuela francesa.

--Y lo que yo nunca pude sufrir en Gottschallk--añadió la voz temblona
de una vieja;--cerraba LOC los ojos para no verlo en el piano; porque
me parecía un caballo picado de tábanos. (Perdóneme el arte esta
blasfemia).

Rosita PER , moderando su ruidosa manera, ejecutó una preciosa composicion.

--¿Qué es eso?

--«La Emancipacion de la Mujer» PER .

--¿Quién es su autor?

--Ortíz Zeballos PER , un artista limeño.

--¡Un hombre, partidario de esa causa!

--¡Un fénix!

--¡En verdad! ¡con qué ardor atacan los hombres esa idea!

--¡Y con qué argumentos! El otro dia lei en un artículo firmado por una
notabilidad literaria:

--.... El mismo Cristo PER , en las bodas de Caná, estableció su dependencia
del hombre.--Mujer, dijo á su madre, que le pedía un milagro, ¿qué hay
de comun entre tú y yo?

Alicia PER , ruégote que tomes de sobre aquella mesa los Santos Evangelios MISC y
leas en San Juan LOC las palabras de Jesús PER á su Madre PER , en aquella ocasion.

Oyóse PER hojear el libro y la voz de Alicia PER leyó:

--..... Y como faltara el vino, dijo á Jesús PER su Madre:--«No MISC tienen
vino»--y Jesús respondió--«Mujer MISC , ¿qué tenemos que hacer en esto, tú y
yo? Mi hora aún no ha llegado » MISC .

--Jesús se refería á la edad en que un profeta debía comenzar su obra:
los treinta años, que él no había alcanzado todavía.

Pero la madre MISC que tenía la seguridad de ser obedecida, dijo á los
criados:--«Haced lo que él os dijere.»

Y Jesús obedeció: y por obedecerla hizo su primer milagro: convirtió el
agua en vino esquisito que hizo exclamar á los convidados:--«¿Por qué
nos dan ahora este vino que debimos gustar al principio?»

--Pues que de citas equivocadas se habla, ninguna como la de aquel
señor diputado que en plena Cámara ORG llamó precepto evangélico
al--«Creced y multiplicaos»--del Génesis MISC .

--Y diputado por Córdoba LOC : la ciudad teóloga por excelencia.

--¡Ah! ¡y que con todas estas deficiencias se atrevan los hombres á
disputarle á la mujer su emancipacion!

--Emancipada ó no, la mujer será siempre reina del mundo. Nada en él MISC
se hace sin su influencia: todo por obedecerla, para agradarla, por
merecerla.

Recorramos la Historia LOC , desde los remotos dias de la creacion, hasta la
hora presente.

¿ Qué encontramos? MISC Siempre y en todas partes el culto de la mujer.

A ella, por ella MISC , para ella. He ahí el móvil humano MISC en toda la
extension del planeta, como diría Emilio Castelar PER .

--Puedo afirmarlo yo--intervino la voz de la anciana--yo, que he vivido
y visto mucho; yo, que, durante los últimos catorce años, he tenido
ante mí, el espectáculo repugnante del despotismo de una esposa y la
sumision de un marido.

Era aquello tan odioso, que más de una vez me sorprendí anhelando para
ella la esclavitud; y en él, con un garrote en la mano, una hora de
tiranía.--

Risas PER .

--¿Quiénes son ellos?

--Por Dios MISC , misia Laurencia LOC , delátelos V.

--¡Ah! demasiado alto ha delatado una doble catástrofe, esa culpable
inversion de la debilidad y la fuerza.--

Siguió un largo silencio.

Luego, aquí y allí--Ya sé--Ya sé--dijeron varias voces.

--¡Ay!--Ya sé--podía decir tambien, aquel que detrás de la puerta
escuchaba.

Y en el corro femenil MISC :

Usted ORG habitaba en su vecindad, ¿no es cierto?--dijeron PER .

--En MISC frente mismo de su casa, con nuestros balcones, por decirlo así,
cara á cara, mediando solo, entre unos y otros, la angosta calle de
Esmeralda MISC : en la mayor proximidad. Sin embargo, y por esto mismo,
nunca nos tratamos. Yo no podía sufrir, ni de vista, á aquella mujer
autoritaria, que hacía de su marido un esclavo y lo ponía en ridículo
con las extravagancias de su capricho. Hace daño el espectáculo MISC de
tales desequilibrios en un hogar.

Así, cuando dejé MISC aquella casa al propietario que quería habitarla,
aunque hacía años que moraba en ella, me plació alejarme de la
proximidad de aquel infierno.....

¿ Sonrien Vds.? MISC ¡Ah! otra cosa era oirlo. Aquel eterno MISC contrariar cuanto
pensaba ó deseaba el esposo.

¡ Y este! MISC ... El desventurado, por más que ante ella sonreia siempre, á
vueltas de esa sonrisa su semblante estaba triste.

Una vez sola MISC , vilo con aire gozoso. Fué pocos dias MISC antes de su muerte.

Salía PER yo de aquí, á tiempo que él pasaba en compañía de un amigo, á
quien decía alegre frotándose las manos:

--Dice V., que tiene curiosidad de saber ¿por qué estoy tan contento?

--De seguro, un buen negocio--replicaba el otro.

--Sí; pues anda V. léjos--breve: es un obsequio que he hecho á mi mujer
en el porvenir; y lo mejor aún, sin que ella lo sospeche, siquiera; y
todavía, contra la poderosa voluntad de aquella querida criatura.

El desgraciado MISC hablaba así, de aquella que lo arrastró á la ruina y á
la muerte.

--¡Pobre mujer! demasiado cruelmente ha expiado sus faltas. ¡Paz á su
memoria!--oyóse decir á Julia Lopez MISC , con piadoso acento.

--Yo he hablado así, hija, y hecho esas referencias, para impugnar, ya
sea explícita, ya implícita, la emancipacion de la mujer.

¿Qué piensa Vd. de ello, Julia PER ?

--Yo pienso que la mujer es la mitad del hombre; que ambos son las dos
partes integrantes de un ser; y que, por tanto, están destinados á
juntarse y unirse eternamente por el amor, para formar el Todo humano MISC :
la idea del Creador MISC ...--

Mauricio PER sintió una ola de deliciosa embriaguez inundar su alma.

El, tambien, creyó que le faltaba la mitad de sí mismo, parecíale que
venía á él, que se acercaba; que la voz que hablaba era la suya y lo
llamaba.

Cuando el nimbo radioso que lo envolvía se hubo disipado, y Mauricio LOC
pudo darse cuenta de lo que en él pasaba, encontróse profundamente
apasionado.

Otro habría reido del idealismo de ese amor, encarnado en el sonido de
una voz, en la sombra de un velo.

Mauricio PER le abrió el corazon y se entregó á su misterioso encanto.




XVII


El reloj de la casa MISC , dando las cuatro, despertó á Mauricio LOC de aquel
enagenamiento.

Parecióle descender de elevadas esferas y miró con asombro en torno
suyo.

Su trabajo concluido, enrollado y sobre el sombrero, aguardaba desde
las dos de la tarde que debió ser puesto en caja.

Avergonzado de aquella inexactitud MISC , apresuróse á correr á la imprenta,
no sin las precauciones del proscrito: escurriéndose sin ruido y
cuidando de no ser visto al salir de su cuarto.

Felizmente, el diario había debido preferir la publicacion de
documentos más urgentes.




XVIII


Aquella noche MISC , Mauricio LOC encontró sobre la mesita central de su cuarto
y bajo el globo de gas, un album en cuero de Rusia LOC con sus broches de
plata cuidadosamente cerrados y un aire de coqueto misterioso.

--Hé aquí el enigma insoluble de Renata--pensó Mauricio MISC .

Nada tan claro MISC y sencillo.

Sin embargo MISC , al abrir aquel album, al contacto de sus páginas, sentía
algo del pavor que inspira el santuario.

Iba á descorrerse MISC el velo que ocultaba al objeto de su amor.

El album MISC aquel era un libro _sui géneris_ MISC ; una galería de retratos
seguida de filiaciones biográficas que le daban interés y novedad.

Contenía en órden cronológico las fotografías de todas las señoras que
habitaban la casa.

Comenzaba la série MISC , el retrato de una dama de sesenta años, con ojos
vivos y alegrísimo semblante.

Su filiacion decía que la señora de Sanabria MISC era viuda de un rico
estanciero y poseía campos y haciendas innumerables.

El biógrafo MISC terminaba cada filiacion con un chiste referente al
carácter de su heroina.

Así, de la señora de Sanabria MISC , decía que, de una manera desordenada,
tenía la manía de la caridad. Para poner á sus anchas MISC la confianza de
sus pobres, declaraba sus riquezas inagotables, conjurándolos á pedir y
pedir.

A esta seguía la señora Zárate MISC , antigua directora de un colegio de
niñas fundado por la Sociedad de Señoras de la Misericordia ORG y servido
por Hermanas del Huerto PER .

El carácter de la Zárate MISC , concluye el biógrafo, es tan recto y
justiciero, que, un dia, asistiendo á la clase de religion, oyó á la
profesora explicar la escena de Jesús PER , niño, en el templo, con su Madre PER
y los doctores de la Ley LOC .

--Pues yo, hijas mias--dijo ella dirigiéndose á las chiquitinas--yo,
en lugar de mi Señora LOC , en el templo y delante de los doctores de la
Ley LOC , le habría dado á mi Señor Jesucristo PER una _limpia_ MISC de azotes por
cimarron.

Al siguiente dia, delatada por la hermana profesora de religion, perdía
su puesto en la escuela.

Pero Aquel MISC que lee en los corazones, indemnizó aquella pérdida,
mandándole el beneficio de una herencia con la que vivía tranquila.

Seguía PER así una docena de viejas que apesar de su insignificancia,
Mauricio PER las contemplaba con profunda gratitud.

Ellas habíanle abierto las puertas de aquella casa, donde le aguardaba
el dulcísimo sentimiento que llenaba su alma.

Grupos de jovencitas MISC , lindas todas--pues que la juventud es
belleza--llenaban MISC el resto del album.

Sobre ellas el biógrafo había arrojado una lluvia de flores, de esas
flores que convienen á todas las jóvenes, sean grandes ó chicas,
rosadas ó pálidas, morenas ó rubias.

Mauricio PER sintió temblarle la mano y el corazon, al volver la última
página.

Un cerco de viñetas representando coronas y ramilletes, ofrendas de
cariño, rodeaban el retrato de una jóven morena, esbelta, de rostro
oval, frente elevada y abundosos cabellos.

Vestida de negro MISC , con esa sencillez elegante y severa que es y será
la moda en todos los tiempos, cruzados los brazos sobre el pecho,
apoyábase en la reja de un balcon.

Sus grandes ojos negros MISC miraban á lo léjos, y una ténue sonrisa
suavizaba la seriedad de su boca.

En aquel semblante MISC , á la vez, juvenil y reflexivo, había un encanto
indefinible, que atraia y hacía meditar.

Mauricio PER , cerrando los ojos, cotejó aquella imágen con la que había en
su corazon....

Era la misma, era el ideal que soñara bajo el velo de crespon negro en
la rada de Pouillac PER y en la bahía de Rio Janeiro LOC ....




XIX


¿Cuánto tiempo permaneció así, fija la mirada en aquel retrato, absorto
en su contemplacion?

Gritos de alarma demandando auxilio alzáronse MISC de repente del interior
de la casa, llenando de terror á sus tímidas habitantes, que medio
desnudas, asomaban á las puertas, haciendo coro al angustioso clamor.

Vuelto de su abstraccion MISC , Mauricio PER tomó un revólver y se lanzó al
través de los patios, guiado por la voz, ya medio ahogada, de una mujer
que llamaba en su ayuda.

El lugar de donde partían los gritos, era una habitacion cuya puerta
estaba cerrada.

Mauricio PER no quiso llamar: saltó por una ventana y se encontró en un
dormitorio, encarado con tres hombres, dos de los cuales pugnaban por
amordazar á una mujer, en tanto que el tercero desbalijaba los cajones
de una cómoda de donde había extraido un paquete de billetes de banco
y un cofre de ébano con incrustaciones de plata.

Los primeros, creyendo sobre ellos la policía, dejaron á la mujer, y
abriendo la puerta, huyeron á tiempo que Mauricio PER les enviaba dos balas
de su revólver.

El otro MISC , sin soltar su presa, quiso huir; pero Mauricio PER , tomándolo por
el cuello, lo arrinconó en un ángulo del cuarto.

El bandido logró echar al seno el paquete; y sin desprenderse del
cofre, con la mano libre, sacó rápidamente un cuchillo y lo hundió en
el pecho de Mauricio LOC .

Cuando guiada por Renata PER llegó la policía, la mano del herido, á
impulsos de una convulsion, estrechaba todavía el cuello de aquel caco
tan empecinado en el latrocinio, que aferrándose al cofre y paquete de
billetes, costó trabajo arrancarlos de sus manos.




XX


Cuando Mauricio LOC volvió en sí, despues de largos dias de estar entre
la vida y la muerte, encontróse en su cuarto, acostado en su cama, el
pecho cubierto de vendas, bajo las que sentía, sin darse cuenta de
ello, la punzada de un dolor sordo y persistente.

A la semiclaridad que penetraba al través de espesas cortinas en puerta
y ventana, Mauricio LOC divisó dos personas sentadas al lado de la cama.

Aquella que estaba enfrente á él, era una anciana.

¿ Conocíala LOC ?

No podía recordarla, pero creía haberla visto otra vez....

De pronto, se sobresaltó, y en su corazon hízose un gran tumulto....

Sobre una falda negra, lo único que descubría de la persona sentada á
su cabecera, habíase extendido una mano blanca, fina, satinada, con
uñas rosadas y transparentes.

¡ Oh! MISC esa mano sí, la conocía él. La MISC distinguiría entre mil otras manos
bellas, porque la tenía presente, siempre, desde que la vió enjugando
lágrimas en la rada de Pouillac PER .

Mauricio PER quiso volverse para mirar al dueño de aquella mano; pero al
primer movimiento sintió un dolor agudo que le obligó á quejarse.

Sus dos enfermeras se inclinaron hácia él.

--¡Cuidado, mi hijo!--díjole MISC la una--¡Quietud y tranquilidad! Así lo
prescribe el médico.--

La otra guardó silencio MISC ; pero fijó en Mauricio LOC una mirada de dulce
conmiseracion que llenó de delicias su alma.

A la luz de aquella mirada, los recuerdos acudieron en tropel á su
mente.

Los retratos del album; su amorosa contemplacion; el grito de alarma;
el despertar de su arrobamiento; su entrada en aquel interior
desconocido; los semblantes aterrados de sus vecinas; su lucha con
los ladrones, su herida... Despues PER , allá, como entre nieblas, un largo
anonadamiento.

Sus dos enfermeras habían vuelto á sus puestos.

Mauricio PER cerró los ojos y se quedó inmóvil, entregado á un dulce
desvarío.




XXI


Llegó el médico, y tras él las vecinas, que venían á escuchar el
diagnóstico del facultativo.

--¿Cómo vá nuestro enfermo?--preguntó LOC éste, acercándose á la cama.

--¡Ay! doctor Ramos--respondió la anciana--un momento creimos que
volvía en sí y abría los ojos; pero solo fué aquel un movimiento
automático; y hélo ahí más inmóvil y postrado.--

El médico entre tanto consultaba el pulso del herido y examinaba su
semblante.

--Pues yo digo á Vds., señoras, que la fiebre ha bajado hasta el punto
de desaparecer. Esa inmovilidad es sueño natural MISC , que es necesario
ayudar, dejándolo en completa quietud.

Cuando despierte, renovadle el apósito MISC . Esta noche haré yo esa MISC
operacion que ahora dejo en manos de la señorita Julia PER ; pues, en esta
ocasion, ha dado pruebas de hábil practicante.

--Efectos de mi buena voluntad, doctor.--

Mauricio PER escuchaba radioso.

Habría querido llevar la mano á su herida, para tocar el sitio donde se
había posado aquella mano adorable.

Y el doctor, haciendo un ojito de malicia:

--¡Qué mozo feliz!--concluyó--¡rodeado de enfermeras tan bellas!

--¡Ah! doctor--dijo la anciana, que no era otra que la señora de
Sanabria--es PER lo menos que debemos á nuestro salvador. Sin él nos
habrían degollado aquellos desalmados.

--Y Vd. perdido sus joyas.

--Y mis billetes de banco: cinco mil nacionales, doctor.

--¡Demonios! ¿Creo que los tres están en poder de la justicia?

--¡Ay! ¡si! ¡Pobres!

--Doctor, el enfermo tiene mucha sed. ¿Qué bebida le daremos?

--Orchata con hielo, á discrecion.




XXII


Ido MISC el médico, formóse en torno á la mesita central el corro femenil.
Julia PER estaba en él. Mauricio PER , entreabriendo los ojos, veia su silueta
destacándose en el claro oscuro del cuarto, blanca, ligeramente pálida
en su vestido de luto.

Tenía en la mano un trozo de tela de lino que deshilaba con sus rosadas
uñas, colocando cuidadosamente las hebras extraidas en un papel de
seda, abierto sobre la mesa.

--Se dá Vd. un trabajo inútil--díjole la señora de Sanabria.--Yo MISC he
traido un paquete de hilas de la botica.

--Quién sabe qué manos las hicieron y de qué tela.

--Julia tiene razon. Ejemplo: Fernando B MISC ... padeció dos años de un
cortesito en la mano, convertido en una grande llaga, por el uso de
ciertas hilas que, averiguado su orígen, resultaron ser despojo de la
sábana de un enfermo de viruelas.

--¡Qué horror!

--¿Y ha escrito Fernando B...? MISC --De todos los lugares donde se ha detenido: de Barcelona LOC , de Valencia LOC ,
de Sevilla LOC . Encantados LOC él y Carmencita PER .

--¡El, desde luego! Es su patria.

--Pues, hé ahí, que, en la ciudad natal, Madrid LOC , aguardábale un gran
pesar; uno de esos pesares que es necesario haberlos sentido para
poderlos comprender.

El dia mismo de su llegada á la Corte ORG , hijo amante, fué á visitar los
sepulcros de sus padres, que, diez años antes, había dejado con un
adios de lágrimas y plegarias.

Pero al llegar al sitio que antes ocupaba el cementerio, no pudo
reconocerlo. Reemplazaban PER al fúnebre recinto, calles y edificios....

--¡Ay! ¡padre querido!--murmuró Julia PER , juntas las manos--¡quién me dice
á mí, que cuando algun dia me sea dado ir á buscar tus amados restos,
no encuentre desaparecido el sepulcro que los guarda!--

Mauricio LOC envió una execracion al destino, que le negaba la dicha de
realizar para Julia PER esos anhelos, que constituian la felicidad de su
alma.

Execró PER , sobre todo, la vanidad de esa utopía que tanto tiempo había
mecido sus ensueños. Querer PER es poder...

--El relato de Vd. misia Laurencia PER , ha entristecido á Julia PER .

--Pésame de ello. En verdad MISC , que estas pláticas en que se mezcla el
dolor, despiertan siempre écos de reminiscencia en algun corazon.
Hablemos de otra cosa.

--¡Qué bien duerme nuestro enfermo! Si parece que no respira.--

Era que Mauricio PER comprimía el aliento para mejor escuchar el cuchicheo
de aquellas nimiedades que, inmensamente, sin embargo le interesaban,
porque Julia PER tomaba parte en ellas.

--Es hora de renovar el apósito; pero el doctor ha recomendado que se
le guarde el sueño.--

A la idea del contacto de esa mano que iba á posarse en su pecho,
Mauricio PER sintió un estremecimiento delicioso que le recordó la leyenda
del condenado que, camino del infierno, se despeñó en una sima y....
cayó en el cielo.

--Al cabo llega Vd. LOC , Renata PER .

--¡Ah! señorita Julia, en este momento acabo el arreglo de los cuartos.
¿ Cómo vá el caballero? MISC ¿Debe tomar alguna bebida?

--Orchata con hielo. Vaya V. MISC á traerla de la Confitería LOC «La Gema.» No
de otra parte, porque allí la hacen deliciosa. Al volver MISC , compre Vd. MISC de
paso el hielo en cantidad bastante á cubrir la garrafa. Porque el hielo MISC
dentro del líquido, es malsano.

--Yo creía que la mejor orchata es la que se hace al minuto: pisando la
almendra en el momento de confeccionarla.

--Yo tambien creía eso; pero un dia tomé una orchata en « La Gema» MISC y
declaro que es esquisita.

--Qué magníficos aguinaldos han llegado á esa confitería; qué lujo y
variedad de bombones; qué delicadas masas, y los dueños, los hermanos
Baez PER , tan afables y corteses.




XXIII


El Director MISC del diario en que Mauricio PER escribía, vino á visitar á su
empleado.

Fué PER entónces preciso que el que fingía dormir, se despertara.

El distinguido hombre de mundo saludó MISC al grupo femenino con galante
cortesía.

--Perdon, señoras mias,--dijo inclinándose respetuoso.--La oscuridad
y el silencio me hicieron creer que el enfermo estaba solo. Grande PER ha
sido mi sorpresa encontrándolo rodeado de tan amable asamblea.

--Confiese Vd. PER , señor, que su verdadera sorpresa fué nuestro
silencio--repuso misia Laurencia.--Pero Vd. MISC se engañaba: charlábamos;
bien que con el secreto que es el fuerte de las mujeres--concluyó MISC la
viejecita, guiñando un ojo con espiritual picardía.

El Director rió del chiste MISC .

Luego, acercándose á Mauricio LOC , informóse del estado de su salud; habló
con él de los asuntos del diario; de la importancia de algunos de sus
trabajos editoriales.

Despues PER , abordando la broma.

--¡Ah! señor folletinista--le dijo, volviéndose hácia las señoras para
generalizar la conversacion;--Vd MISC . ya no se contenta solo con escribir
dramas y romances: los pone en accion.

Y dando una furtiva mirada á la esbelta figura de Julia PER :

--Veo venir el idilio--prosiguió.--A éste seguirá un epílogo.....
y..... un dulcísimo punto final.

A estas palabras, por un impulso unísono de misteriosa intuicion,
Julia PER y Mauricio PER , volviéronse el uno hácia el otro, y sus miradas se
encontraron.

Desde esa hora, ambos supieron que se amaban.

Nada de ello tampoco escapó á la perspicacia del Director PER . Sonrió PER
con la benevolencia que las altas inteligencias acuerdan á estos
juveniles poemas de la vida: y se despidió, recomendando á las señoras,
no engreir á su enfermo, y devolverlo cuanto antes á las luchas del
periodismo, la más fortificante de las convalecencias--añadió riendo.




XXIV


--Ya lo ha oído V., amiguito,--dijo la señora de Sanabria LOC , alzando el
dedo con cómica autoridad;--diz que no debemos engreirlo.

--¡Ah! señora--exclamó Mauricio--jamás podrían Vds. curarme de este
delicioso engreimiento.

--¿Qué no? ¡Vamos á ver!... Señoras, comencemos por dejarlo solo y
vamos á cosechar las primeras rosas del jardin, para... adornarle el
cuarto.--

Y riendo, salieron todas en tropel.

Julia PER iba á seguirlas, cuando sobrevino el médico.

--¡Hola!; ¡buena señal! Cuando hay alegría, todo vá bien. ¿No es
verdad, señorita Julia PER ? ¿Cómo vá, mi jóven amigo? Pero ¡bah! MISC deje Vd.
que lo averigüe yo mismo... ¡Qué! si este pulso está de plácemes...
Magnífico PER ... Veamos la herida... ¡Casi cicatrizada! Parece increible,
sobre todo, cuando se ha visto el cuchillo que la hizo. ¡ Poder MISC de la
juventud!... Cuando se ha hecho buen uso de ella,--añadió el doctor,
estrechando cordialmente la mano á Mauricio PER .

--Adios, señorita. Mañana PER levantaremos al enfermo, que ya no es tal,
sino convaleciente.

--¿Lo cree Vd. así, doctor? MISC

--¡Vaya si lo creo! Sí, señorita MISC .




XXV


--Sin embargo--dijo Julia PER , cuando el médico se hubo ido--por MISC más que el
doctor encuentre el pulso excelente, yo veo el ánimo de Vd. decaido... MISC ¿ Qué siente Vd.? MISC

--¡Qué siento! Deploro PER ver llegar la salud, que vá á robarme la
presencia de Vd. PER y volverme otra vez para Vd. un extraño MISC .

--¡Ah!--respondió Julia PER , en tanto que el rubor encendía sus
mejillas--yo creía que el dolor había hecho nacer en nosotros un
sentimiento de fraternidad por ambos comprendido y tácitamente aceptado.

--¡Fraternidad! ¡oh! no se llama así el sentimiento profundo, inmenso,
que llena mi alma. ¿A ese lo acepta V.?-- PER

Julia PER , bajos los ojos, callaba.

--¡Ah! ¡deje V. que interprete en mi favor ese silencio; indíquemelo
una palabra sola, una mirada!--

Las miradas de los dos jóvenes MISC se encontraron.

Y la mano blanca MISC , fina, satinada, de uñas trasparentes y rosadas, se
posó en las manos de Mauricio LOC , que la llevó á sus lábios.

--¿Para siempre?--demandó PER el uno.

--¡Para siempre!--respondió MISC el otro.

Y quedaron así, juntas las manos, silenciosos, la mente llena de
radiosas visiones.

--Esposa mia,--dijo Mauricio LOC , saboreando con delicia esta
palabra,--permíteme sellar nuestra eterna union, colocando en tu mano
esta prenda misteriosa que llevé siempre conmigo desde niño, sin saber
quien me la diera ni de donde me venía: persuadido solamente de que
perteneció á mi madre porque lleva sus iniciales y la fecha de su
matrimonio.--

Hablando así, Mauricio PER quitó del dedo meñique de su mano un anillo de
oro y lo pasó al anular de la de Julia PER .

La jóven besó MISC aquella reliquia con religiosa uncion.

Su bello semblante MISC habíase tornado grave; su voz suavísima tomó un
acento solemne.

--Si yo dudase--dijo--si yo dudase de la intervencion sobrenatural en
nuestro terrestre destino, desde esta hora habría comenzado á creer en
ella.--

Y abriendo el secreto de un medallon de esmalte negro MISC que llevaba al
cuello, tomó otro anillo de oro que presentó á Mauricio LOC .

--He aquí--le dijo--la alianza nupcial de mi padre, que yo recogí de su
mano, helada ya por la muerte.

Los que moran en el cielo, envían á sus hijos en estos signos visibles,
su bendicion.--

En ese momento las paseantes del jardin invadieron el cuarto, llenos
pañuelos y sobrefaldas de hermosas rosas primaverales, que esparcieron
sobre la cama de Mauricio PER ; en los muebles y hasta en el pavimento.

--Así se quitan los engreimientos--decía riendo, la señora
Sanabria.--Seguid, señoritas, echadle flores; _date lilia_ PER , como dice
Ovidio PER .

--¡Ah, señoras mias--dijo Mauricio LOC , profundamente conmovido--¡cuánta
bondad! ¿Cómo podré yo, jamás, hacerme digno de ella? ¡ Razon LOC tenía el
doctor, que me llamaba feliz!

--¡Ah pícaro! ¡hacía el muerto y nos escuchaba! ¡Niñas, esto merece
juicio y castigo! ¿á qué pena le condenarán Vds.? MISC Eso sí, ¡por Dios! MISC no
ser tan rigorosas como la otra vez.--

Tras breve cuchicheo, alzóse una voz que exclamó:

--Condenado á la concesion antes negada: á ser nuestro comensal.

--¡Bravo!

--¡Bravísimo!

--Honorable tribunal: No sé donde existe la costumbre de que el reo,
despues de oir su sentencia, bese la mano á sus jueces. Yo pido MISC esa
pena más, en mi cruel condenacion.--

Las jóvenes MISC tendieron al sentenciado sus blancas manecitas.

Las viejas MISC , todas muy discretas, lo eximieron de esa verdadera
penitencia.




XXVI


Como se acercara la hora de la comida, á la que segun lo había
declarado el doctor y sentenciado el tribunal, Mauricio LOC debía asistir,
las señoras se retiraron para dejarlo vestirse y hacer ellas su propia
_toilette_ MISC .

Las jóvenes MISC que iban riendo entre ellas--¡Adios! decían, magestuosos
peplums.

--¡Adios! ¡encantadoras túnicas griegas de perdidas mangas y dorados
flecos!

--¡Adios! redecillas de perlas.

--Bandas caballerescas, ¡adios!

--Ahora, asimilarse lo más posible al último figurin de « La Estacion» MISC ,
y así perifolladas, sentarse á la mesa con nuestro bello comensal.

--¡Ay! mi hija, ¿sabes que me quedé helada el primer dia que entramos
á su cuarto, despues del accidente? Esa puerta cegada que sirve de
ropero, es la que está detrás del piano en tu saloncito, Julieta MISC .

--Yo lo sabía,--dijo Julia,--pero PER sabía tambien, y Vds. como yo, que mi
vecino estaba ausente.

--Y yo, no obstante eso, temiendo que nos hubiera escuchado, comencé á
hacer mi exámen de conciencia, pensando en los disparates que pudimos
haber dicho.--

La campana del comedor MISC anunció prevencion.

Las jóvenes MISC se dispersaron.

Mauricio PER se apresuró á vestirse.

Con qué sentimiento de gozo vióse, otra vez, en pié, actuando en la
vida, y un rayo de felicidad iluminando su alma.........

Renata PER vino á interrumpir este arrobamiento.

Armada de plumero y escoba MISC y en las manos una gran jarra con agua, la
curiosa camarera se precipitó, más bien que entró en el cuarto.

--¡Gracias á Dios!--exclamó--He MISC aquí otra vez al señor, sano y listo
como antes....... y mejor que antes, ¡bah!....... ¡amado por aquel
ángel del cielo!......

--¿Qué dice Vd. Renata? MISC No comprendo...

--¿No comprende el señor? Yo sí. MISC ¡Ah! si hubiera visto el señor las
lágrimas que yo he sorprendido, cuando él estaba tendido, cerrados los
ojos, y que el doctor auguraba tan mal.

Pero ya, ya todo pasó; y yo que creía que no podían ser ya más bellos
aquellos ojos que inundaba el dolor, veo que son divinos inundados por
la felicidad.

--Renata, Vd. MISC es el órgano de los enigmas.

--¡Qué semejante el anillo que la señorita Julia PER tiene en el dedo al
que Vd. PER llevaba antes en el meñique!...... Pero lo más particular es
que ese que lo ha reemplazado, es idéntico á otro: una reliquia que
ella guarda en su medallon y aplica á sus lábios cuando reza.

--Nada tan natural, somos novios y hemos cambiado alianzas--dijo MISC
Mauricio LOC , en la inminente necesidad de poner en buen camino el ánsia
curiosa de la camarera.

Oyóse de nuevo la campana MISC y madame Bazan PER vino muy contenta, en busca de
Mauricio LOC , para llevarlo al comedor.




XXVII


No hay médico tan hábil para las rápidas curaciones como la felicidad.

A su dulce influencia, Mauricio PER recobró luego la salud y volvió
al trabajo con un ardor, perseverancia y afan que asombraron,
inquietándolo, á Emilio PER , uno de sus compañeros de labor.

Era que tenía prisa de llenar las condiciones que él mismo había
impuesto á la realizacion de su dicha: adquirir, si no una fortuna, un
holgado bienestar, al menos, que ofrecer á la criatura idolatrada que
iba á ser su esposa.

Pero ¡ah! MISC el lucro en el trabajo, si bien seguro, es lento, y tarda en
llegar.

Solo con audaces golpes de mano MISC , y no en esa esfera de luz, sino en las
regiones tenebrosas de la política, se improvisan las fortunas que con
asombro vemos surjir, no obstante conocer su orígen.

Este pensamiento MISC nublaba á veces su frente.

Una mirada de Julia MISC le restituía la felicidad.

--¡Ah!--solía decirle ella entónces,--¿por qué no hemos de unir nuestro
destino en el trabajo, como se han unido nuestros corazones en el amor?
¿ Qué goces de la opulencia MISC igualarán á la dulzura de caminar juntos, á
través del destino, y apoyado el uno en el otro, buscar el pan de la
vida?

--No, amada mia--respondió Mauricio, con acento de autoridad--nunca MISC
permitiría á mi esposa encadenarse á esa ley de labor, mision del
hombre.

¡Ah! cuando seas mia, ¿había de dejarte salir de mis brazos para ir á
desafiar las humillaciones, á que el trabajo expone á la mujer en el
áspero contacto de la vida? ¡Jamás!

--Esperemos--repuso ella--pero MISC , no impacientes, sino con plácida
resignacion. ¡Ah! en cuanto á mí, encuéntrome tan feliz, que quisiera
vivir eternamente en este trocito de cielo.--

Mauricio PER pensaba tambien así, en esos dulces momentos; pero en otros,
las tristezas volvían á su alma.




XXVIII


--Tienes una carta en el correo--dijo Emilio PER á Mauricio LOC , cuando éste
entraba en la redaccion.

--¿Sí? Pues voy ahora mismo por ella. Quizá PER es de Francia LOC . ¡Cuánto
tiempo que nada sé de aquella querida gente!

Y salió á prisa.....

--La 3.3_S_4 para Mauricio Ridel--dijo MISC éste al empleado del Correo PER en
las cartas de posta restante.

Entre varias personas allí presentes, hallábase un caballero que al oir
aquel nombre, volvióse y miró al que lo pronunciara.

El empleado con una carta en la mano, dirijió á Mauricio LOC el
sacramental--¿Puede Vd. dar comprobante de su persona?

--¿Si el señor quisiera aceptarme por fiador?--dijo PER á Mauricio PER con una
voz benévola y tranquila, el caballero que en él se fijara.

--¡Ah! señor--respondió éste--no sé si debo......

--¿Por qué no, señor?--interrumpió PER el empleado--con tal fianza, no
solamente esto: un tesoro.--

Y dió á Mauricio PER su carta.

Cuando éste se volvió hácia su favorecedor para darle las gracias, él
lo interrumpió para preguntarle si era hijo del señor Cárlos Ridel PER .

--Soy su hijo único, señor; y á mi vez suplico á Vd. me MISC diga por qué me
hace esta pregunta.--

El desconocido MISC , sin responderle, presentóle su tarjeta y le dijo:

--Ruego á Vd. que, acompañado de alguna persona caracterizada y de
antigua relacion con el señor Cárlos Ridel PER , se presente en la oficina
128 Rivadavia LOC , donde haré á Vd. una comunicacion que muy mucho le
interesa.--

Perplejo PER , sin saber que quería de él el desconocido; pero atraido por
el timbre simpático de su voz, buscó su nombre en la tarjeta que tenía
en la mano, para saludarlo con la expresion de su gratitud.

--Eduardo M. Coll--leyó.

--No conozco este nombre: Pero ¿á quién conoce en su patria el pobre
proscrito?




XXIX


--Mi querido tutor--dijo Mauricio MISC , presentándose al escribano
D...--necesito, una vez más, ampararme de su férula para un asunto
misterioso en que debo actuar.--

Y refirió al escribano lo ocurrido en la casa de Correos, entregándole
la tarjeta del fiador desconocido.

--El señor Eduardo M. Coll PER , hijo mio, es Gerente de «La Buenos Aires» MISC ,
Compañía de Seguros ORG en la que yo mismo soy accionista ¿qué será ello?
Vamos allá.....--

El presidente don Emilio N. Casares PER y el Gerente PER , recibieron al señor
D.... como á un antiguo amigo.

Presentado Mauricio Ridel PER , el Gerente PER le manifestó que á la muerte
de Cárlos Ridel PER , la Compañía ORG había solicitado la presencia de los
herederos, y demandado del síndico de la quiebra, la entrega de la
póliza número 49 de un seguro que hiciera el señor Ridel PER .

La póliza MISC no se encontró, ni en sus papeles particulares, ni en los de
la razon social.

--¿Existiría en poder de Vd. MISC , por acaso?

--No señor--respondió Mauricio--El señor D MISC .... ha manejado mis
intereses, desde la muerte de mi madre, hasta el dia que, por mi órden,
los entregó al concurso; y ni él, ni yo, hemos recibido papel alguno
perteneciente á mi padre.

--Esme grato decir á Vd. que, en último caso, la presencia del heredero
suple la falta de la póliza. Bastaría MISC un documento del señor, con la
declaracion de único heredero; el certificado del médico y la partida
de defuncion. Veremos la resolucion del Directorio MISC . Si fuera favorable MISC ,
para llenar ciertas fórmulas, se pondrán avisos por seis dias,
solicitando la póliza de vida del señor Cárlos Ridel PER .




XXX


Antes de aquel término el Gerente de «La Buenos Aires MISC » recibía una
citacion del Banco Nacional ORG con motivo del aviso que por su órden
registraban « La Prensa» MISC y « La Tribuna Nacional» MISC .

Acudió el Gerente PER , y supo que allí se hallaba, depositado por el señor
Cárlos Ridel PER , un paquete cerrado, que en Junio de 1888 MISC debía ser
entregado á la Compañía de Seguros « ORG La Buenos Aires LOC ».

Abierto el paquete MISC , encontráronse con la póliza de seguro sobre la vida
de Cárlos Ridel PER , por 20,000 $ m/n. en 20 años, y en la que constaba el
abono de la primera anualidad de 792 $ m/n.; una carta á su esposa, y
en defecto de ésta, á su hijo Mauricio PER ; y una letra por 792 $ m/n. á la
órden de Cárlos Ridel PER y endosada por éste á « La Buenos Aires LOC », como la
segunda cuota que debía pagar por su póliza.

Mauricio PER leyó la carta que acompañaba estos documentos.

«Cuando leas estas líneas, mi bien amada Lucrecia,--decía Ridel PER á
su esposa--muerto ó vivo, habrás de perdonar mi primera y única
desobediencia, en gracia del motivo que la inspiró; hélo aquí:

«Tengo por toda institucion benéfica, la más alta estima; y
profunda gratitud por las que se levantan en nuestro país.

«Entre estas, las Compañías ORG de Seguros ORG sónme especialmente
simpáticas, sobretodo, «La Buenos Aires LOC », por su importancia y
valiosa organizacion.

«Así, en tanto que me permitas ser su accionista, he querido
pertenecerle, al menos, por un seguro » MISC ......

Mauricio PER no pudo leer más.

Una ola amarga MISC subió á su corazon despertando todos los antiguos
dolores filiales.

En la vida MISC como en la eternidad, siempre la sombra fatídica de su
madrastra venía á colocarse entre él y su padre....

Pero, luego MISC , la imágen de Julia PER , como un rayo de luz, borró aquella
penosa impresion.




XXXI


--La Capilla de Nuestra Señora de las Victorias LOC tenía hoy un aspecto
imponente. Llenábala LOC el cortejo de una boda.--

Así llegaron diciendo las jóvenes de vuelta de misa de ocho.

¡ Una boda! Suena MISC tan bien esta mágica palabra, que muy luego tuvo toda
la casa por auditorio.

Y las jóvenes MISC continuaban, y en su entusiasta lenguaje:

--¡Qué bella pareja!--decían MISC .

--El, todo un buen mozo; con un aire tan sério y distinguido.

--¡Ella! ¡morena más linda! Qué alianza encantadora de lo blanco de la
piel y lo negro de ojos y cabellos!

--¡Muchachas! ¡no hay que exagerar!

--¡Oh! si nada hemos dicho todavía. Escucha.-- PER

Y dejando por aquí y por allí, sombreros, guantes y abanicos,
continuaron, quitándose unas á otras la palabra:

--Que bien estaba la linda morocha, en su vestido de faya, tan sencillo
como elegante, y su velo de tul de seda liso: el todo sin más adornos
que azahares naturales.

--Un pié de Cendrillon PER calzando un zapatito de raso blanco, adornado
tambien con azahares.

--Un precioso abanico formado de mariposas trasparentes: y chico, á la
última moda.

--Pocas señoras; muy elegantes todas.

--Pero ¡qué gran séquito de caballeros! Toda la prensa: el general
Mitre PER , Bartolito PER , Dávila PER , Lainez PER , Vedia PER , Laurencena PER , Lalanne LOC , Walls MISC ,
Ribaumont PER , Ortega PER , Alberú LOC , Mulhall LOC y tantos otros.

--Estaban tambien Eduardo Coll PER y Emilio Casares PER que fué el padrino y
que dicen ha hecho un régio obsequio á la novia.

--Muchos literatos; el general Sarmiento PER , Santiago Estrada PER , José María Zuviría PER , el ministro de Bolivia LOC doctor Vaca Guzman PER y tantos otros,
hija, que yo no conozco. Apenas cabíamos en la capilla MISC .

--El celebrante, que era el elocuentísimo padre Pera PER unió á los
contrayentes con las palabras sacramentales, pronunciadas con uncion
conmovedora.

Despues PER , volviéndose al auditorio, habló de la excelencia del
matrimonio, de su orígen divino, de su utilidad en la comunion humana,
de la santidad de su fin, del viático de virtudes que á él debe
llevarse.

--Señores,--añadió--permitidme presentaros un modelo de esas virtudes
en los cónyugues que acabo de unir: dos hijos animosos del trabajo.
El uno MISC , despojándose de una gran fortuna para salvar de la deshonra
la memoria de un padre; el otro, en la débil adolescencia, luchando
valerosamente con las dificultades de la vida y el desamparo de la
orfandad.

Se amaban. Libres MISC , podían unirse el uno al otro.

Pero eran pobres MISC ; y en la rectitud de su corazon, querían preparar el
hogar, antes de traer la familia; y dados al trabajo, aguardaban, en
ese penoso retardo á su dicha, resignados, confiando en Dios MISC y en la
fortaleza de sus almas.

Mas PER , no en vano confiaron en «Aquel que forma de las piedras hijos á
Abraham PER »....

Existen varias instituciones creadas con capitales formados por la
honradez y el trabajo, que con el modesto nombre de Compañías ORG de
Seguros ORG , ejercen la más benéfica influencia en la vida económica de los
pueblos; porque, cualquiera que sea la forma en que se tome, el seguro
encierra el bienestar futuro de la familia.

En el seno de una de esas asociaciones tutelares, «La Buenos Aires LOC »,
la Providencia ORG guardaba un tesoro que á su hora, hizo surgir para
recompensar la abnegacion filial y dar la felicidad á los que,
creyendo en ella, esperaban.

--¡Que el Altísimo os bendiga!-- MISC

Y cayendo de rodillas, el hombre de Dios PER se absorbió en mental
plegaria....

--Corrimos al pórtico para ver el desfile de la comitiva.

Veinte carruajes aguardaban alineados MISC , al borde de la vereda.

Los esposos MISC , entrelazados los brazos, salieron seguidos del cortejo,
que se reunió delante del coche nupcial.

El novio estrechando con efusion MISC la mano á Coll PER .

--¡Noble corazon!--le dijo--¡que el espectáculo de nuestra felicidad
sea su recompensa!

Y volviéndose á la comitiva cambió con ella una mirada de inteligencia;
luego dirigiéndose al cochero.

--¡Al muelle de pasageros!--ordenó LOC .

La novia mirándolo sorprendida MISC .

--¡Al muelle de pasageros!--repitió--¿Dónde vamos, pues?

--A Francia LOC , amada mia, para pedir al sepulcro los restos que lloras y
devolverlos á la tierra de la patria.

La jóven exhaló un gemido MISC y arrojándose en los brazos del esposo,
escondió la frente en su seno.

Todos lloramos MISC ....

Yo tambien lloraba MISC .

NER with spaCy

If you’ve already used the pre-processing notebook for this language, you can skip the steps for installing spaCy and downloading the language model.

Install spaCy

!pip install -U spacy

Import Libraries

We’re going to import spacy and displacy, a special spaCy module for visualization.

import spacy
from spacy import displacy
from collections import Counter
import pandas as pd
pd.options.display.max_rows = 600
pd.options.display.max_colwidth = 400

We’re also going to import the Counter module for counting people, places, and things, and the pandas library for organizing and displaying data (we’re also changing the pandas default max row and column width display setting).

Download Language Model

Next we need to download the Spanish-language model (es_core_news_md), which will be processing and making predictions about our texts. You can read more about the data sources used to train Spanish on the spaCy model page.

!python -m spacy download es_core_news_md

Load Language Model

Once the model is downloaded, we need to load it. There are two ways to load a spaCy language model.

1. We can import the model as a module and then load it from the module.

import es_core_news_md
nlp = es_core_news_md.load()

2. We can load the model by name.

#nlp = spacy.load('es_core_news_md')

If you just downloaded the model for the first time, it’s advisable to use Option 1. Then you can use the model immediately. Otherwise, you’ll likely need to restart your Jupyter kernel (which you can do by clicking Kernel -> Restart Kernel… in the Jupyter Lab menu).

Process Document

We first need to process our document with the loaded NLP model. Most of the heavy NLP lifting is done in this line of code.

After processing, the document object will contain tons of juicy language data — named entities, sentence boundaries, parts of speech — and the rest of our work will be devoted to accessing this information.

In the cell below, we open and the example document. Then we runnlp() on the text and create our document.

filepath = '../texts/es.txt'
text = open(filepath, encoding='utf-8').read()
document = nlp(text)

Get Named Entities

All the named entities in our document can be found in the document.ents property. If we check out document.ents, we can see all the entities from the example document.

document.ents
(INTRODUCCION,
 El sombrío Prudhon,
 Santos
 Padres de la Iglesia,
 La industria,
 La manera de realizar el prodigio,
 _Economía política_,
 Esta tutriz moralizadora de la sociedad,
 El ahorro,
 Este tema,
 Por si existe incrédulo,
 Su autora comprueba,
 Despues,
 S. VACA-GUZMAN,
 OASIS EN LA VIDA,
 _,
 OASIS,
 EN LA VIDA,
 Mauricio Ridel,
 Fin,
 folletin--respondió Mauricio,
 CHAMUSQUINAS DE AMOR?,
 Enrique,
 María,
 Dios,
 trabajo!--replicó,
 Catorce horas,
 Un poco de sueño,
 Hablando así,
 Mauricio,
 Redaccion,
 Emilio,
 Sábelo,
 Mauricio,
 Regente,
 Suma: ¡catorce horas!,
 ¡Adios,
 Mauricio,
 Emilio,
 Mauricio,
 Uncido,
 En los teatros,
 Enigma,
 Emilio,
 Mauricio,
 En verdad,
 Mauricio,
 Cárlos Ridel,
 Madrastra!,
 Siempre espiados por la
 mirada suspicaz de un fiscal,
 La casa paterna,
 Tal suerte cupo á Mauricio,
 Víctima de una semejanza,
 Europa,
 Francia,
 Paris,
 La bondad característica de los hijos de aquella tierra,
 Desde el sábio Blain,
 Colombe,
 El desterrado comenzó á encontrarse feliz,
 Los exámenes,
 Qué ceremonia,
 Cumplido en él, el divino misterio,
 Sagrado Libro,
 El celebrante lo bendice,
 La voz del órgano derrama gozosas notas,
 Mauricio,
 Ay!,
 Ni padre ni madre,
 Solo?
 ,
 Mr,
 Blain,
 Colombe,
 Mauricio--¿Quieres,
 Mírala,
 _Notre Dame du bon Secour_,
 Envíaselo,
 La hora,
 Colombe,
 La luz de un lejano,
 Sonrióle él tambien,
 Colombe,
 Besó,
 Mauricio,
 Cuando en los dias,
 _Allons enfants de la patrie_,
 » Mauricio,
 Allá,
 Pero ¡ah!,
 Su madrastra,
 Este sentimiento de repulsion,
 Mauricio,
 Mauricio,
 Suscribíala,
 Buenos Aires,
 Cárlos
   Ridel,
 Mauricio Ridel,
 Repugnábame,
 señor Ridel,
 Esta carta de un tutor,
 Mauricio,
 Alejado de su padre,
 Mauricio,
 Mauricio,
 Paris,
 la Sorbona,
 Institutos,
 Arrojóse,
 Paris,
 Ensayó,
 Valerio--su,
 Mauricio,
 Mauricio,
 Europa,
 Sagrado Libro,
 No importa: las frases,
 Mauricio,
 Buenos Aires,
 Mauricio--decía,
 Ridel,
 Cárlos Ridel,
 La carta,
 Mauricio,
 Mas,
 Juez,
 Cárlos Ridel,
 Vd.--,
 Aquella carta,
 honor--escribía,
 Mauricio,
 Victoria,
 Cuyo,
 El Rosal,
 Canceladas,
 Vd.,
 Vd. el regreso,
 El regreso,
 Vd. El hombre,
 Además,
 Buenos Aires,
 Vd.,
 Así tambien pensaba Mauricio,
 Solo en el mundo,
 Y cuando las puertas de la patria,
 Mauricio,
 Francia,
 Sangraba,
 Blain,
 Colombe,
 Paris,
 Mauricio,
 Diciembre,
 El pobre niño,
 Tenía
 frio,
 Lloraba,
 Acojido con amor,
 Así es la vida: ¡perpétua nostalgia!,
 Burdeos,
 Senegal,
 Pouillac,
 Quedábale una hora,
 Mauricio,
 Plata,
 Quién,
 Sr. Santa Coloma,
 Vice-Cónsul Argentino,
 Burdeos,
 Buenos Aires,
 Deploró los desastres,
 Providencia,
 querido--díjole--probar,
 Y mezclando á sus frases,
 Conociendo su fuerza en el periodismo,
 reloj--venga,
 Me privo del gusto de presentar á Vd. mi gente,
 Vd,
 Buenos Aires,
 Su padre,
 Buenos Aires,
 Julia,
 Pronta,
 Rio Janeiro,
 La pobre niña,
 Rendidos,
 Buenos Aires,
 Pero, ¡qué charlar de viejo!,
 Vd. serle útil,
 Además, la señorita,
 Julia Lopez,
 Vd.,
 Pouillac,
 Escríbame V.,
 Por su parte: «contra mala fortuna,
 Dios al hombre,
 Mauricio,
 Burdeos,
 Pouillac,
 Mauricio,
 Lejos del tumulto,
 Al verla,
 Julia Lopez,
 Mauricio,
 Anochecía,
 Pero Mauricio,
 Sus ojos contemplaban con terror,
 La vida,
 El vapor,
 Pouillac,
 faro de Pouillac,
 La campana del comedor,
 Como ellos, Mauricio rió tambien,
 El recuerdo de la jóven,
 Mauricio,
 Julia
 Lopez,
 Vice-Cónsul Argentino,
 Burdeos,
 Supo,
 Mauricio,
 Senegal,
 Rio Janeiro,
 Mauricio,
 Ah!,
 Vice-Cónsul,
 Mauricio,
 Pero ¡ah!,
 Senegal,
 Balizas Exteriores,
 Mauricio,
 Nada más había para él en
 aquella soledad,
 Ni parientes ni amigos: extraño en su patria,
 Al entrar en la Avenida Montes de Oca,
 señor?--preguntó,
 Mauricio,
 Gran Hotel,
 Gran Hotel,
 Lleve Vd.,
 Dónde,
 Gran Hotel,
 Reconquista,
 Mauricio,
 Avenida Montes de Oca,
 _chalets_, jardines y vergeles,
 Los tristes pensamientos que al llegar,
 De la Buenos Aires,
 Sus calles
 niveladas,
 Como un talisman de preservacion,
 Compañía de Seguros «,
 Buenos Aires,
 Mauricio,
 Grutas,
 Mauricio,
 Mauricio,
 Mauricio,
 madre--muerta,
 años--decía,
 Dió,
 _requiescant in pace_ de perdon,
 X,
 Mauricio,
 Buenos Aires,
 Ofrecióle,
 Mauricio,
 Mauricio,
 madame Bazan,
 Contento,
 Madame Bazan,
 Mauricio,
 Capricho,
 Port Royal,
 Yo lo desearía,
 Pero ¿qué hacer?,
 Son veinte,
 No obstante,
 Desde luego,
 Venga usted á verme mañana.--,
 madame Bazan,
 Mauricio,
 Apenas, las viejas,
 _,
 _,
 Venga,
 Mauricio,
 Frente á la ventana,
 Cubría el piso un tapiz de hule,
 necesito--dijo Mauricio,
 madame Bazan,
 Mauricio,
 _,
 La puerta-ropero guardaba los vestidos de Mauricio,
 Sentíase allí la mano de la mujer,
 Mauricio,
 --En,
 Mauricio,
 Steinway,
 Julieta,
 Mauricio,
 Senegal,
 »,
 Pouillac,
 Rio Janeiro,
 admision--pensó Mauricio,
 Aquella noche,
 Ora bajo,
 Julieta,
 Mauricio,
 abandonado--pensaba,
 Mauricio,
 Julieta,
 Mauricio,
 Encerrado,
 Mauricio,
 voz--soy,
 El señor,
 Paris,
 _boulevard_,
 Vd., amiguita?,
 Renata,
 Sabe Vd.,
 Esas señoras!,
 Háse,
 Insensatas,
 Jesucristo,
 Pero vosotras, ¿á qué ideal obedeceis,
 Vd.,
 Y,
 Qué le parece á Vd.,
 Renata, almorzar!,
 En qué pensaba yo?,
 _madame_,
 Vd. tranquila á madame,
 _restaurant_ de enfrente,
 Paris,
 Aquí unos hablan el francés,
 Como parisienses muy pocos,
 _Barrieres_,
 El señor,
 Mr,
 Ribeaumont,
 Conoce,
 Mr,
 Ribeaumont,
 Le Courrier de la Plata»,
 Le Courrier de la Plata,
 A mí me encantan los libros,
 Mi
 madre,
 Valois,
 Paris,
 Le Petit Journal»,
 Mauricio,
 Renata,
 abrigo--decía,
 Mauricio,
 Dios! ¡,
 Cienfuegos,
 Wort,
 Bowctlaw,
 Renata déme Vd. mi baton de cachemira,
 Gracias... ¡Ah!,
 lindo!--añado yo.--¿Quién,
 Julia Lopez,
 Mauricio,
 Y cuando la emocion,
 La Estacion»,
 Renata,
 Renata,
 Julia,
 La campana del comedor!,
 mio!,
 media! ¡Cómo,
 Alicia, quédate á almorzar,
 Renata,
 Vd.,
 Alicia,
 --En,
 Ajusto mi baton,
 Así, ¿vés?,
 _déshabillé_,
 Así, nada tan pintoresco y gracioso,
 _toilette_,
 _Toilette_,
 La
 túnica griega,
 A propósito ¿dónde está la mia?,
 Ah! hela aquí,
 Ayer,
 Por más señas,
 Vés,
 Simula,
 Producto de la Confitería
 del Lampo,
 Qué manos mágicas,
 Entre ellas,
 Partiano,
 La campana del comedor,
 Cuando el silencio,
 Mauricio,
 Detrás,
 Aquellos exquisitos manjares,
 Solo las primaverales fresas,
 Mauricio,
 perfume--gústanos,
 Avergonzado de su indiscrecion,
 Tomó un bocado
 de pan,
 Y como sintiese los pasos de
 Renata,
 Pero en vano,
 Lástima de solomito!--decía;--¡lástima de dorada fritura!,
 Nada! Mauricio,
 Y la pícara,
 Un cachito de pan,
 Jesús!,
 Nada!,
 Mauricio,
 La astuta camarera,
 curiosidad!--exclamó.--Dos,
 Qué dicen?,
 Fruslerías,
 Mauricio,
 Renata--díjole,
 manos--espero,
 Pero, ¿quién ha de decírselo?,
 No seré yo,
 Porque, señor,
 Vd. me absuelve y no cree,
 Qué daño hácia Vd. á esas señoritas,
 Vd. una excelente jóven,
 Pero en verdad,
 Un jóven,
 A fé mia,
 Vd. de una penosa preocupacion,
 Yo,
 Vd.,
 Vd. presentarme á ellas!,
 Vd.--dijo,
 Mauricio,
 Julia
 Lopez,
 Risas,
 Una mano inteligente,
 Dios, Rosita,
 D,
 Mauricio,
 vieja;--cerraba,
 Rosita,
 Emancipacion de la Mujer»,
 Zeballos,
 Cristo,
 Alicia,
 Santos Evangelios,
 San Juan,
 Jesús,
 Madre,
 Oyóse,
 Alicia,
 Jesús,
 Madre:--«No,
 Jesús respondió--«Mujer,
 »,
 Pero la madre,
 Cámara,
 multiplicaos»--del Génesis,
 Córdoba,
 Nada en él,
 Recorramos la Historia,
 Qué encontramos?
 ,
 A ella, por ella,
 He ahí el móvil humano,
 Emilio Castelar,
 Risas,
 Dios,
 Laurencia,
 Y en el corro femenil,
 Usted,
 cierto?--dijeron,
 --En,
 Esmeralda,
 Hace daño el espectáculo,
 Así, cuando dejé,
 Sonrien Vds.?,
 Aquel eterno,
 Y este!,
 Una vez sola,
 Fué pocos dias,
 Salía,
 El desgraciado,
 memoria!--oyóse decir á Julia Lopez,
 Julia,
 Todo humano,
 Creador,
 Mauricio,
 Mauricio,
 Mauricio,
 El reloj de la casa,
 Mauricio,
 Avergonzado de aquella inexactitud,
 Aquella noche,
 Mauricio,
 Rusia,
 Renata--pensó Mauricio,
 Nada tan claro,
 Sin embargo,
 Iba á descorrerse,
 El album,
 _sui géneris_,
 Comenzaba la série,
 Su filiacion decía que la señora de Sanabria,
 El biógrafo,
 Así, de la señora de Sanabria,
 Para poner á sus anchas,
 A esta seguía la señora Zárate,
 Sociedad de Señoras de la Misericordia,
 Hermanas del Huerto,
 El carácter de la Zárate,
 Jesús,
 Madre,
 la Ley,
 mi Señora,
 Ley,
 Señor Jesucristo,
 _limpia_,
 Aquel,
 Seguía,
 Mauricio,
 Grupos de jovencitas,
 belleza--llenaban,
 Mauricio,
 Vestida de negro,
 Sus grandes ojos negros,
 En aquel semblante,
 Mauricio,
 Pouillac,
 Rio Janeiro,
 Gritos de alarma demandando auxilio alzáronse,
 Vuelto de su abstraccion,
 Mauricio,
 Mauricio,
 Mauricio,
 El otro,
 Mauricio,
 Mauricio,
 Renata,
 Mauricio,
 Mauricio,
 Conocíala,
 Oh!,
 La,
 Pouillac,
 Mauricio,
 hijo!--díjole,
 La otra guardó silencio,
 Mauricio,
 Despues,
 Mauricio,
 enfermo?--preguntó,
 Esa inmovilidad es sueño natural,
 Cuando despierte, renovadle el apósito,
 Esta noche haré yo esa,
 Julia,
 Mauricio,
 Sanabria--es,
 Ido,
 Julia,
 Mauricio,
 inútil--díjole la señora de Sanabria.--Yo,
 Ejemplo: Fernando B,
 Fernando B...?
 ,
 Barcelona,
 Valencia,
 Sevilla,
 Encantados,
 Carmencita,
 Madrid,
 Corte,
 Reemplazaban,
 querido!--murmuró Julia,
 Mauricio,
 Julia,
 Execró,
 Querer,
 Vd. misia Laurencia,
 Julia,
 En verdad,
 Mauricio,
 Julia,
 Mauricio,
 Vd.,
 Renata,
 Cómo vá el caballero?,
 Vaya V.,
 Confitería,
 Al volver,
 Vd.,
 Porque el hielo,
 La Gema»,
 Baez,
 Director,
 Mauricio,
 Fué,
 El distinguido hombre de mundo saludó,
 Grande,
 Vd.,
 Vd.,
 mujeres--concluyó,
 El Director rió del chiste,
 Mauricio,
 Despues,
 conversacion;--Vd,
 Julia,
 Julia,
 Mauricio,
 Director,
 Sonrió,
 Sanabria,
 Julia,
 Julia,
 Pero ¡bah!,
 Magnífico,
 Poder,
 Mauricio,
 Mañana,
 Vd. así, doctor?,
 Sí, señorita,
 Julia,
 ido--por,
 Vd. decaido...,
 Qué siente Vd.?,
 Deploro,
 Vd.,
 Vd. un extraño,
 Julia,
 V.?--,
 Julia,
 Las miradas de los dos jóvenes,
 Y la mano blanca,
 Mauricio,
 siempre?--demandó,
 siempre!--respondió,
 Mauricio,
 Mauricio,
 Julia,
 La jóven besó,
 Su bello semblante,
 Y abriendo el secreto de un medallon de esmalte negro,
 Mauricio,
 Mauricio,
 _date lilia_,
 Ovidio,
 Mauricio,
 Razon,
 Vds.?,
 Dios!,
 Yo pido,
 Las jóvenes,
 Las viejas,
 Mauricio,
 _toilette_,
 Las jóvenes,
 La Estacion»,
 Julieta,
 Julia,--pero,
 La campana del comedor,
 Las jóvenes,
 Mauricio,
 Renata,
 Armada de plumero y escoba,
 Dios!--exclamó--He,
 Vd. Renata?,
 Yo sí.,
 Vd.,
 Julia,
 Vd.,
 alianzas--dijo,
 Mauricio,
 Oyóse de nuevo la campana,
 madame Bazan,
 Mauricio,
 Mauricio,
 Emilio,
 Pero ¡ah!,
 Solo con audaces golpes de mano,
 Este pensamiento,
 Una mirada de Julia,
 Qué goces de la opulencia,
 autoridad--nunca,
 ella--pero,
 Mauricio,
 Emilio,
 Mauricio,
 Quizá,
 Francia,
 Mauricio Ridel--dijo,
 Correo,
 Mauricio,
 fiador?--dijo,
 Mauricio,
 señor?--interrumpió,
 Mauricio,
 Cárlos Ridel,
 Vd. me,
 El desconocido,
 Cárlos Ridel,
 Rivadavia,
 Perplejo,
 tutor--dijo Mauricio,
 Eduardo M. Coll,
 Gerente de «La Buenos Aires»,
 Compañía de Seguros,
 Emilio N. Casares,
 Gerente,
 Mauricio Ridel,
 Gerente,
 Cárlos Ridel,
 Compañía,
 señor Ridel,
 La póliza,
 Vd.,
 señor--respondió Mauricio--El señor D,
 Bastaría,
 Veremos la resolucion del Directorio,
 Si fuera favorable,
 Cárlos Ridel,
 Gerente de «La Buenos Aires,
 Banco Nacional,
 La Prensa»,
 La Tribuna Nacional»,
 Acudió el Gerente,
 Cárlos Ridel,
 Junio de 1888,
 Compañía de Seguros «,
 Buenos Aires,
 Abierto el paquete,
 Cárlos Ridel,
 Mauricio,
 Cárlos Ridel,
 La Buenos Aires,
 Mauricio,
 Ridel,
 Compañías,
 Seguros,
 Buenos Aires,
 »,
 Mauricio,
 Una ola amarga,
 En la vida,
 Pero, luego,
 Julia,
 Capilla de Nuestra Señora de las Victorias,
 Llenábala,
 Una boda! Suena,
 Y las jóvenes,
 pareja!--decían,
 Escucha.--,
 Cendrillon,
 Mitre,
 Bartolito,
 Dávila,
 Lainez,
 Vedia,
 Laurencena,
 Lalanne,
 Walls,
 Ribaumont,
 Ortega,
 Alberú,
 Mulhall,
 Eduardo Coll,
 Emilio Casares,
 Sarmiento,
 Santiago Estrada,
 José María
 Zuviría,
 Bolivia,
 Vaca Guzman,
 Apenas cabíamos en la capilla,
 Pera,
 Despues,
 El uno,
 Libres,
 Pero eran pobres,
 Dios,
 Mas,
 Abraham,
 Compañías,
 Seguros,
 Buenos Aires,
 Providencia,
 Altísimo os bendiga!--,
 Dios,
 Veinte carruajes aguardaban alineados,
 Los esposos,
 El novio estrechando con efusion,
 Coll,
 pasageros!--ordenó,
 La novia mirándolo sorprendida,
 Francia,
 La jóven exhaló un gemido,
 Todos lloramos,
 Yo tambien lloraba)

Each of the named entities in document.ents contains more information about itself, which we can access by iterating through the document.ents with a simple for loop.

For each named_entity in document.ents, we will extract the named_entity and its corresponding named_entity.label_.

for named_entity in document.ents:
    print(named_entity, named_entity.label_)
INTRODUCCION PER
El sombrío Prudhon MISC
Santos
Padres de la Iglesia ORG
La industria MISC
La manera de realizar el prodigio MISC
_Economía política_ MISC
Esta tutriz moralizadora de la sociedad MISC
El ahorro MISC
Este tema MISC
Por si existe incrédulo MISC
Su autora comprueba MISC
Despues MISC
S. VACA-GUZMAN PER
OASIS EN LA VIDA MISC
_ MISC
OASIS ORG
EN LA VIDA MISC
Mauricio Ridel PER
Fin MISC
folletin--respondió Mauricio MISC
CHAMUSQUINAS DE AMOR? MISC
Enrique PER
María PER
Dios PER
trabajo!--replicó MISC
Catorce horas MISC
Un poco de sueño MISC
Hablando así MISC
Mauricio LOC
Redaccion MISC
Emilio PER
Sábelo LOC
Mauricio LOC
Regente PER
Suma: ¡catorce horas! MISC
¡Adios MISC
Mauricio LOC
Emilio PER
Mauricio PER
Uncido PER
En los teatros MISC
Enigma MISC
Emilio PER
Mauricio PER
En verdad MISC
Mauricio LOC
Cárlos Ridel PER
Madrastra! MISC
Siempre espiados por la
mirada suspicaz de un fiscal MISC
La casa paterna MISC
Tal suerte cupo á Mauricio MISC
Víctima de una semejanza MISC
Europa LOC
Francia LOC
Paris PER
La bondad característica de los hijos de aquella tierra MISC
Desde el sábio Blain MISC
Colombe LOC
El desterrado comenzó á encontrarse feliz MISC
Los exámenes MISC
Qué ceremonia MISC
Cumplido en él, el divino misterio MISC
Sagrado Libro MISC
El celebrante lo bendice MISC
La voz del órgano derrama gozosas notas MISC
Mauricio PER
Ay! MISC
Ni padre ni madre MISC
Solo?

 MISC
Mr MISC
Blain PER
Colombe LOC
Mauricio--¿Quieres LOC
Mírala LOC
_Notre Dame du bon Secour_ MISC
Envíaselo PER
La hora MISC
Colombe LOC
La luz de un lejano MISC
Sonrióle él tambien MISC
Colombe LOC
Besó PER
Mauricio PER
Cuando en los dias MISC
_Allons enfants de la patrie_ MISC
» Mauricio MISC
Allá MISC
Pero ¡ah! MISC
Su madrastra MISC
Este sentimiento de repulsion MISC
Mauricio PER
Mauricio PER
Suscribíala LOC
Buenos Aires LOC
Cárlos
  Ridel PER
Mauricio Ridel PER
Repugnábame PER
señor Ridel PER
Esta carta de un tutor MISC
Mauricio LOC
Alejado de su padre MISC
Mauricio PER
Mauricio LOC
Paris PER
la Sorbona LOC
Institutos ORG
Arrojóse PER
Paris PER
Ensayó PER
Valerio--su LOC
Mauricio PER
Mauricio LOC
Europa LOC
Sagrado Libro MISC
No importa: las frases MISC
Mauricio PER
Buenos Aires LOC
Mauricio--decía MISC
Ridel PER
Cárlos Ridel PER
La carta MISC
Mauricio PER
Mas PER
Juez MISC
Cárlos Ridel PER
Vd.-- LOC
Aquella carta MISC
honor--escribía MISC
Mauricio LOC
Victoria LOC
Cuyo LOC
El Rosal LOC
Canceladas LOC
Vd. PER
Vd. el regreso MISC
El regreso MISC
Vd. El hombre MISC
Además MISC
Buenos Aires LOC
Vd. ORG
Así tambien pensaba Mauricio MISC
Solo en el mundo MISC
Y cuando las puertas de la patria MISC
Mauricio PER
Francia LOC
Sangraba LOC
Blain PER
Colombe LOC
Paris PER
Mauricio PER
Diciembre MISC
El pobre niño MISC
Tenía
frio MISC
Lloraba PER
Acojido con amor MISC
Así es la vida: ¡perpétua nostalgia! MISC
Burdeos LOC
Senegal LOC
Pouillac PER
Quedábale una hora MISC
Mauricio PER
Plata PER
Quién MISC
Sr. Santa Coloma PER
Vice-Cónsul Argentino PER
Burdeos LOC
Buenos Aires LOC
Deploró los desastres MISC
Providencia MISC
querido--díjole--probar MISC
Y mezclando á sus frases MISC
Conociendo su fuerza en el periodismo MISC
reloj--venga MISC
Me privo del gusto de presentar á Vd. mi gente MISC
Vd MISC
Buenos Aires LOC
Su padre MISC
Buenos Aires LOC
Julia PER
Pronta PER
Rio Janeiro LOC
La pobre niña MISC
Rendidos PER
Buenos Aires LOC
Pero, ¡qué charlar de viejo! MISC
Vd. serle útil MISC
Además, la señorita MISC
Julia Lopez PER
Vd. PER
Pouillac PER
Escríbame V. MISC
Por su parte: «contra mala fortuna MISC
Dios al hombre MISC
Mauricio PER
Burdeos LOC
Pouillac LOC
Mauricio PER
Lejos del tumulto MISC
Al verla MISC
Julia Lopez PER
Mauricio PER
Anochecía PER
Pero Mauricio LOC
Sus ojos contemplaban con terror MISC
La vida MISC
El vapor MISC
Pouillac LOC
faro de Pouillac LOC
La campana del comedor MISC
Como ellos, Mauricio rió tambien MISC
El recuerdo de la jóven MISC
Mauricio PER
Julia
Lopez PER
Vice-Cónsul Argentino LOC
Burdeos LOC
Supo PER
Mauricio LOC
Senegal LOC
Rio Janeiro LOC
Mauricio LOC
Ah! MISC
Vice-Cónsul PER
Mauricio PER
Pero ¡ah! MISC
Senegal LOC
Balizas Exteriores LOC
Mauricio LOC
Nada más había para él en
aquella soledad MISC
Ni parientes ni amigos: extraño en su patria MISC
Al entrar en la Avenida Montes de Oca MISC
señor?--preguntó LOC
Mauricio LOC
Gran Hotel LOC
Gran Hotel LOC
Lleve Vd. MISC
Dónde PER
Gran Hotel LOC
Reconquista MISC
Mauricio PER
Avenida Montes de Oca LOC
_chalets_, jardines y vergeles MISC
Los tristes pensamientos que al llegar MISC
De la Buenos Aires MISC
Sus calles
niveladas MISC
Como un talisman de preservacion MISC
Compañía de Seguros « ORG
Buenos Aires LOC
Mauricio PER
Grutas LOC
Mauricio LOC
Mauricio PER
Mauricio LOC
madre--muerta LOC
años--decía MISC
Dió PER
_requiescant in pace_ de perdon MISC
X MISC
Mauricio LOC
Buenos Aires LOC
Ofrecióle LOC
Mauricio LOC
Mauricio LOC
madame Bazan PER
Contento PER
Madame Bazan PER
Mauricio PER
Capricho PER
Port Royal LOC
Yo lo desearía MISC
Pero ¿qué hacer? MISC
Son veinte MISC
No obstante MISC
Desde luego MISC
Venga usted á verme mañana.-- MISC
madame Bazan PER
Mauricio LOC
Apenas, las viejas MISC
_ PER
_ MISC
Venga MISC
Mauricio LOC
Frente á la ventana MISC
Cubría el piso un tapiz de hule MISC
necesito--dijo Mauricio LOC
madame Bazan PER
Mauricio PER
_ PER
La puerta-ropero guardaba los vestidos de Mauricio MISC
Sentíase allí la mano de la mujer MISC
Mauricio PER
--En MISC
Mauricio PER
Steinway PER
Julieta MISC
Mauricio PER
Senegal LOC
» MISC
Pouillac PER
Rio Janeiro LOC
admision--pensó Mauricio MISC
Aquella noche MISC
Ora bajo MISC
Julieta MISC
Mauricio PER
abandonado--pensaba LOC
Mauricio PER
Julieta MISC
Mauricio PER
Encerrado PER
Mauricio LOC
voz--soy MISC
El señor MISC
Paris PER
_boulevard_ MISC
Vd., amiguita? MISC
Renata PER
Sabe Vd. ORG
Esas señoras! MISC
Háse PER
Insensatas PER
Jesucristo PER
Pero vosotras, ¿á qué ideal obedeceis MISC
Vd. MISC
Y MISC
Qué le parece á Vd. MISC
Renata, almorzar! MISC
En qué pensaba yo? MISC
_madame_ MISC
Vd. tranquila á madame MISC
_restaurant_ de enfrente MISC
Paris LOC
Aquí unos hablan el francés MISC
Como parisienses muy pocos MISC
_Barrieres_ MISC
El señor MISC
Mr MISC
Ribeaumont PER
Conoce PER
Mr PER
Ribeaumont PER
Le Courrier de la Plata» PER
Le Courrier de la Plata PER
A mí me encantan los libros MISC
Mi
madre MISC
Valois PER
Paris LOC
Le Petit Journal» MISC
Mauricio PER
Renata PER
abrigo--decía MISC
Mauricio LOC
Dios! ¡ MISC
Cienfuegos LOC
Wort LOC
Bowctlaw PER
Renata déme Vd. mi baton de cachemira PER
Gracias... ¡Ah! MISC
lindo!--añado yo.--¿Quién MISC
Julia Lopez PER
Mauricio PER
Y cuando la emocion MISC
La Estacion» MISC
Renata PER
Renata PER
Julia PER
La campana del comedor! MISC
mio! MISC
media! ¡Cómo MISC
Alicia, quédate á almorzar MISC
Renata PER
Vd. PER
Alicia PER
--En MISC
Ajusto mi baton MISC
Así, ¿vés? MISC
_déshabillé_ MISC
Así, nada tan pintoresco y gracioso MISC
_toilette_ MISC
_Toilette_ MISC
La
túnica griega MISC
A propósito ¿dónde está la mia? MISC
Ah! hela aquí MISC
Ayer PER
Por más señas MISC
Vés PER
Simula MISC
Producto de la Confitería
del Lampo MISC
Qué manos mágicas MISC
Entre ellas MISC
Partiano PER
La campana del comedor MISC
Cuando el silencio MISC
Mauricio LOC
Detrás PER
Aquellos exquisitos manjares MISC
Solo las primaverales fresas MISC
Mauricio PER
perfume--gústanos MISC
Avergonzado de su indiscrecion MISC
Tomó un bocado
de pan MISC
Y como sintiese los pasos de
Renata MISC
Pero en vano MISC
Lástima de solomito!--decía;--¡lástima de dorada fritura! MISC
Nada! Mauricio MISC
Y la pícara MISC
Un cachito de pan MISC
Jesús! MISC
Nada! MISC
Mauricio LOC
La astuta camarera MISC
curiosidad!--exclamó.--Dos MISC
Qué dicen? MISC
Fruslerías PER
Mauricio PER
Renata--díjole MISC
manos--espero MISC
Pero, ¿quién ha de decírselo? MISC
No seré yo MISC
Porque, señor MISC
Vd. me absuelve y no cree MISC
Qué daño hácia Vd. á esas señoritas MISC
Vd. una excelente jóven MISC
Pero en verdad MISC
Un jóven MISC
A fé mia MISC
Vd. de una penosa preocupacion MISC
Yo MISC
Vd. MISC
Vd. presentarme á ellas! MISC
Vd.--dijo MISC
Mauricio LOC
Julia
Lopez PER
Risas PER
Una mano inteligente MISC
Dios, Rosita MISC
D PER
Mauricio PER
vieja;--cerraba LOC
Rosita PER
Emancipacion de la Mujer» PER
Zeballos PER
Cristo PER
Alicia PER
Santos Evangelios MISC
San Juan LOC
Jesús PER
Madre PER
Oyóse PER
Alicia PER
Jesús PER
Madre:--«No MISC
Jesús respondió--«Mujer MISC
» MISC
Pero la madre MISC
Cámara ORG
multiplicaos»--del Génesis MISC
Córdoba LOC
Nada en él MISC
Recorramos la Historia LOC
Qué encontramos?

 MISC
A ella, por ella MISC
He ahí el móvil humano MISC
Emilio Castelar PER
Risas PER
Dios MISC
Laurencia LOC
Y en el corro femenil MISC
Usted ORG
cierto?--dijeron PER
--En MISC
Esmeralda MISC
Hace daño el espectáculo MISC
Así, cuando dejé MISC
Sonrien Vds.? MISC
Aquel eterno MISC
Y este! MISC
Una vez sola MISC
Fué pocos dias MISC
Salía PER
El desgraciado MISC
memoria!--oyóse decir á Julia Lopez MISC
Julia PER
Todo humano MISC
Creador MISC
Mauricio PER
Mauricio LOC
Mauricio PER
El reloj de la casa MISC
Mauricio LOC
Avergonzado de aquella inexactitud MISC
Aquella noche MISC
Mauricio LOC
Rusia LOC
Renata--pensó Mauricio MISC
Nada tan claro MISC
Sin embargo MISC
Iba á descorrerse MISC
El album MISC
_sui géneris_ MISC
Comenzaba la série MISC
Su filiacion decía que la señora de Sanabria MISC
El biógrafo MISC
Así, de la señora de Sanabria MISC
Para poner á sus anchas MISC
A esta seguía la señora Zárate MISC
Sociedad de Señoras de la Misericordia ORG
Hermanas del Huerto PER
El carácter de la Zárate MISC
Jesús PER
Madre PER
la Ley LOC
mi Señora LOC
Ley LOC
Señor Jesucristo PER
_limpia_ MISC
Aquel MISC
Seguía PER
Mauricio PER
Grupos de jovencitas MISC
belleza--llenaban MISC
Mauricio PER
Vestida de negro MISC
Sus grandes ojos negros MISC
En aquel semblante MISC
Mauricio PER
Pouillac PER
Rio Janeiro LOC
Gritos de alarma demandando auxilio alzáronse MISC
Vuelto de su abstraccion MISC
Mauricio PER
Mauricio PER
Mauricio PER
El otro MISC
Mauricio PER
Mauricio LOC
Renata PER
Mauricio LOC
Mauricio LOC
Conocíala LOC
Oh! MISC
La MISC
Pouillac PER
Mauricio PER
hijo!--díjole MISC
La otra guardó silencio MISC
Mauricio LOC
Despues PER
Mauricio PER
enfermo?--preguntó LOC
Esa inmovilidad es sueño natural MISC
Cuando despierte, renovadle el apósito MISC
Esta noche haré yo esa MISC
Julia PER
Mauricio PER
Sanabria--es PER
Ido MISC
Julia PER
Mauricio PER
inútil--díjole la señora de Sanabria.--Yo MISC
Ejemplo: Fernando B MISC
Fernando B...?

 MISC
Barcelona LOC
Valencia LOC
Sevilla LOC
Encantados LOC
Carmencita PER
Madrid LOC
Corte ORG
Reemplazaban PER
querido!--murmuró Julia PER
Mauricio LOC
Julia PER
Execró PER
Querer PER
Vd. misia Laurencia PER
Julia PER
En verdad MISC
Mauricio PER
Julia PER
Mauricio PER
Vd. LOC
Renata PER
Cómo vá el caballero? MISC
Vaya V. MISC
Confitería LOC
Al volver MISC
Vd. MISC
Porque el hielo MISC
La Gema» MISC
Baez PER
Director MISC
Mauricio PER
Fué PER
El distinguido hombre de mundo saludó MISC
Grande PER
Vd. PER
Vd. MISC
mujeres--concluyó MISC
El Director rió del chiste MISC
Mauricio LOC
Despues PER
conversacion;--Vd MISC
Julia PER
Julia PER
Mauricio PER
Director PER
Sonrió PER
Sanabria LOC
Julia PER
Julia PER
Pero ¡bah! MISC
Magnífico PER
Poder MISC
Mauricio PER
Mañana PER
Vd. así, doctor? MISC
Sí, señorita MISC
Julia PER
ido--por MISC
Vd. decaido...
 MISC
Qué siente Vd.? MISC
Deploro PER
Vd. PER
Vd. un extraño MISC
Julia PER
V.?-- PER
Julia PER
Las miradas de los dos jóvenes MISC
Y la mano blanca MISC
Mauricio LOC
siempre?--demandó PER
siempre!--respondió MISC
Mauricio LOC
Mauricio PER
Julia PER
La jóven besó MISC
Su bello semblante MISC
Y abriendo el secreto de un medallon de esmalte negro MISC
Mauricio LOC
Mauricio PER
_date lilia_ PER
Ovidio PER
Mauricio LOC
Razon LOC
Vds.? MISC
Dios! MISC
Yo pido MISC
Las jóvenes MISC
Las viejas MISC
Mauricio LOC
_toilette_ MISC
Las jóvenes MISC
La Estacion» MISC
Julieta MISC
Julia,--pero PER
La campana del comedor MISC
Las jóvenes MISC
Mauricio PER
Renata PER
Armada de plumero y escoba MISC
Dios!--exclamó--He MISC
Vd. Renata? MISC
Yo sí. MISC
Vd. MISC
Julia PER
Vd. PER
alianzas--dijo MISC
Mauricio LOC
Oyóse de nuevo la campana MISC
madame Bazan PER
Mauricio LOC
Mauricio PER
Emilio PER
Pero ¡ah! MISC
Solo con audaces golpes de mano MISC
Este pensamiento MISC
Una mirada de Julia MISC
Qué goces de la opulencia MISC
autoridad--nunca MISC
ella--pero MISC
Mauricio PER
Emilio PER
Mauricio LOC
Quizá PER
Francia LOC
Mauricio Ridel--dijo MISC
Correo PER
Mauricio LOC
fiador?--dijo PER
Mauricio PER
señor?--interrumpió PER
Mauricio PER
Cárlos Ridel PER
Vd. me MISC
El desconocido MISC
Cárlos Ridel PER
Rivadavia LOC
Perplejo PER
tutor--dijo Mauricio MISC
Eduardo M. Coll PER
Gerente de «La Buenos Aires» MISC
Compañía de Seguros ORG
Emilio N. Casares PER
Gerente PER
Mauricio Ridel PER
Gerente PER
Cárlos Ridel PER
Compañía ORG
señor Ridel PER
La póliza MISC
Vd. MISC
señor--respondió Mauricio--El señor D MISC
Bastaría MISC
Veremos la resolucion del Directorio MISC
Si fuera favorable MISC
Cárlos Ridel PER
Gerente de «La Buenos Aires MISC
Banco Nacional ORG
La Prensa» MISC
La Tribuna Nacional» MISC
Acudió el Gerente PER
Cárlos Ridel PER
Junio de 1888 MISC
Compañía de Seguros « ORG
Buenos Aires LOC
Abierto el paquete MISC
Cárlos Ridel PER
Mauricio PER
Cárlos Ridel PER
La Buenos Aires LOC
Mauricio PER
Ridel PER
Compañías ORG
Seguros ORG
Buenos Aires LOC
» MISC
Mauricio PER
Una ola amarga MISC
En la vida MISC
Pero, luego MISC
Julia PER
Capilla de Nuestra Señora de las Victorias LOC
Llenábala LOC
Una boda! Suena MISC
Y las jóvenes MISC
pareja!--decían MISC
Escucha.-- PER
Cendrillon PER
Mitre PER
Bartolito PER
Dávila PER
Lainez PER
Vedia PER
Laurencena PER
Lalanne LOC
Walls MISC
Ribaumont PER
Ortega PER
Alberú LOC
Mulhall LOC
Eduardo Coll PER
Emilio Casares PER
Sarmiento PER
Santiago Estrada PER
José María
Zuviría PER
Bolivia LOC
Vaca Guzman PER
Apenas cabíamos en la capilla MISC
Pera PER
Despues PER
El uno MISC
Libres MISC
Pero eran pobres MISC
Dios MISC
Mas PER
Abraham PER
Compañías ORG
Seguros ORG
Buenos Aires LOC
Providencia ORG
Altísimo os bendiga!-- MISC
Dios PER
Veinte carruajes aguardaban alineados MISC
Los esposos MISC
El novio estrechando con efusion MISC
Coll PER
pasageros!--ordenó LOC
La novia mirándolo sorprendida MISC
Francia LOC
La jóven exhaló un gemido MISC
Todos lloramos MISC
Yo tambien lloraba MISC

To extract just the named entities that have been identified as PER (person), we can add a simple if statement into the mix:

for named_entity in document.ents:
    if named_entity.label_ == "PER":
        print(named_entity)
INTRODUCCION
S. VACA-GUZMAN
Mauricio Ridel
Enrique
María
Dios
Emilio
Regente
Emilio
Mauricio
Uncido
Emilio
Mauricio
Cárlos Ridel
Paris
Mauricio
Blain
Envíaselo
Besó
Mauricio
Mauricio
Mauricio
Cárlos
  Ridel
Mauricio Ridel
Repugnábame
señor Ridel
Mauricio
Paris
Arrojóse
Paris
Ensayó
Mauricio
Mauricio
Ridel
Cárlos Ridel
Mauricio
Mas
Cárlos Ridel
Vd.
Mauricio
Blain
Paris
Mauricio
Lloraba
Pouillac
Mauricio
Plata
Sr. Santa Coloma
Vice-Cónsul Argentino
Julia
Pronta
Rendidos
Julia Lopez
Vd.
Pouillac
Mauricio
Mauricio
Julia Lopez
Mauricio
Anochecía
Mauricio
Julia
Lopez
Supo
Vice-Cónsul
Mauricio
Dónde
Mauricio
Mauricio
Mauricio
Dió
madame Bazan
Contento
Madame Bazan
Mauricio
Capricho
madame Bazan
_
madame Bazan
Mauricio
_
Mauricio
Mauricio
Steinway
Mauricio
Pouillac
Mauricio
Mauricio
Mauricio
Encerrado
Paris
Renata
Háse
Insensatas
Jesucristo
Ribeaumont
Conoce
Mr
Ribeaumont
Le Courrier de la Plata»
Le Courrier de la Plata
Valois
Mauricio
Renata
Bowctlaw
Renata déme Vd. mi baton de cachemira
Julia Lopez
Mauricio
Renata
Renata
Julia
Renata
Vd.
Alicia
Ayer
Vés
Partiano
Detrás
Mauricio
Fruslerías
Mauricio
Julia
Lopez
Risas
D
Mauricio
Rosita
Emancipacion de la Mujer»
Zeballos
Cristo
Alicia
Jesús
Madre
Oyóse
Alicia
Jesús
Emilio Castelar
Risas
cierto?--dijeron
Salía
Julia
Mauricio
Mauricio
Hermanas del Huerto
Jesús
Madre
Señor Jesucristo
Seguía
Mauricio
Mauricio
Mauricio
Pouillac
Mauricio
Mauricio
Mauricio
Mauricio
Renata
Pouillac
Mauricio
Despues
Mauricio
Julia
Mauricio
Sanabria--es
Julia
Mauricio
Carmencita
Reemplazaban
querido!--murmuró Julia
Julia
Execró
Querer
Vd. misia Laurencia
Julia
Mauricio
Julia
Mauricio
Renata
Baez
Mauricio
Fué
Grande
Vd.
Despues
Julia
Julia
Mauricio
Director
Sonrió
Julia
Julia
Magnífico
Mauricio
Mañana
Julia
Deploro
Vd.
Julia
V.?--
Julia
siempre?--demandó
Mauricio
Julia
Mauricio
_date lilia_
Ovidio
Julia,--pero
Mauricio
Renata
Julia
Vd.
madame Bazan
Mauricio
Emilio
Mauricio
Emilio
Quizá
Correo
fiador?--dijo
Mauricio
señor?--interrumpió
Mauricio
Cárlos Ridel
Cárlos Ridel
Perplejo
Eduardo M. Coll
Emilio N. Casares
Gerente
Mauricio Ridel
Gerente
Cárlos Ridel
señor Ridel
Cárlos Ridel
Acudió el Gerente
Cárlos Ridel
Cárlos Ridel
Mauricio
Cárlos Ridel
Mauricio
Ridel
Mauricio
Julia
Escucha.--
Cendrillon
Mitre
Bartolito
Dávila
Lainez
Vedia
Laurencena
Ribaumont
Ortega
Eduardo Coll
Emilio Casares
Sarmiento
Santiago Estrada
José María
Zuviría
Vaca Guzman
Pera
Despues
Mas
Abraham
Dios
Coll

NER with Long Texts or Many Texts

import math
number_of_chunks = 80

chunk_size = math.ceil(len(text) / number_of_chunks)

text_chunks = []

for number in range(0, len(text), chunk_size):
    text_chunk = text[number:number+chunk_size]
    text_chunks.append(text_chunk)
chunked_documents = list(nlp.pipe(text_chunks))

Get People

To extract and count the people, we will use an if statement that will pull out words only if their “ent” label matches “PER.”

Pandas

Do you need a refresher or introduction to the Python data analysis library Pandas? Be sure to check out Pandas Basics (1-3) in this textbook!

people = []

for document in chunked_documents:
    for named_entity in document.ents:
        if named_entity.label_ == "PER":
            people.append(named_entity.text)

people_tally = Counter(people)

df = pd.DataFrame(people_tally.most_common(), columns=['character', 'count'])
df
character count
0 Mauricio 60
1 Julia 19
2 Cárlos Ridel 10
3 Renata 8
4 Vd. 6
5 Emilio 5
6 Paris 5
7 Pouillac 5
8 Despues 4
9 madame Bazan 4
10 Mauricio Ridel 3
11 Blain 3
12 Julia Lopez 3
13 Alicia 3
14 Jesús 3
15 Dios 2
16 señor Ridel 2
17 Ridel 2
18 Mas 2
19 _ 2
20 Ribeaumont 2
21 Risas 2
22 Madre 2
23 Gerente 2
24 INTRODUCCION 1
25 S. VACA-GUZMAN 1
26 Enrique 1
27 María 1
28 Regente 1
29 Uncido 1
30 iencia de la vejez 1
31 alma 1
32 Envíaselo 1
33 Besó 1
34 oscurecerlas 1
35 Cárlos\n Ridel 1
36 Repugnábame 1
37 Arrojóse 1
38 Ensayó 1
39 cio 1
40 Lloraba 1
41 Plata 1
42 Sr. Santa Coloma 1
43 Vice-Cónsul Argentino 1
44 Pronta 1
45 Rendidos 1
46 Anochecía 1
47 Julia\nLopez 1
48 Supo 1
49 Vice-Cónsul 1
50 Dónde 1
51 pitafio 1
52 Dió 1
53 Contento 1
54 Madame Bazan 1
55 Capricho 1
56 ua 1
57 alhucema 1
58 Steinway 1
59 Encerrado 1
60 Jesucristo 1
61 Conoce 1
62 Mr 1
63 Le Courrier de la Plata» 1
64 Le Courrier de la Plata 1
65 Valois 1
66 Bowctlaw 1
67 Renata déme Vd. mi baton de cachemira 1
68 Ayer 1
69 Vés 1
70 Partiano 1
71 Detrás 1
72 Fruslerías 1
73 lve 1
74 Lop 1
75 D 1
76 Rosita 1
77 Emancipacion de la Mujer» 1
78 Zeballos 1
79 Cristo 1
80 Oyóse 1
81 Emilio Castelar 1
82 cierto?--dijeron 1
83 Salía 1
84 Hermanas del Huerto 1
85 Señor Jesucristo 1
86 Seguía 1
87 Sanabria--es 1
88 Carmencita 1
89 Reemplazaban 1
90 querido!--murmuró Julia 1
91 Execró 1
92 Querer 1
93 Vd. misia Laurencia 1
94 Baez 1
95 Fué 1
96 Grande 1
97 Director 1
98 Sonrió 1
99 o.\n\n 1
100 Magnífico 1
101 Mañana 1
102 Deploro 1
103 V.?-- 1
104 siempre?--demandó 1
105 _date lilia_ 1
106 Ovidio 1
107 Julia,--pero 1
108 lce influencia 1
109 Quizá 1
110 Correo 1
111 señor?--interrumpió 1
112 Perplejo 1
113 ardo M. Coll--leyó 1
114 Eduardo M. Coll 1
115 Emilio N. Casares 1
116 señor 1
117 Acudió el Gerente 1
118 Escucha.-- 1
119 Cendrillon 1
120 ado 1
121 Mitre 1
122 Bartolito 1
123 Dávila 1
124 Lainez 1
125 Vedia 1
126 Laurencena 1
127 Ribaumont 1
128 Ortega 1
129 Eduardo Coll 1
130 Emilio Casares 1
131 Sarmiento 1
132 Santiago Estrada 1
133 José María\nZuviría 1
134 Vaca Guzman 1
135 Pera 1
136 Abraham 1
137 Coll 1

Get Places

To extract and count places, we can follow the same model as above, except we will change our if statement to check for “ent” labels that match “LOC.”

places = []
for document in chunked_documents:
    for named_entity in document.ents:
        if named_entity.label_ == "LOC":
            places.append(named_entity.text)

places_tally = Counter(places)

df = pd.DataFrame(places_tally.most_common(), columns=['place', 'count'])
df
place count
0 Mauricio 42
1 Buenos Aires 12
2 Colombe 5
3 Francia 4
4 Burdeos 4
5 Senegal 4
6 Rio Janeiro 4
7 Gran Hotel 3
8 Europa 2
9 Pouillac 2
10 Paris 2
11 onomía 1
12 picarezca 1
13 Sábelo 1
14 Mauricio--¿Quieres 1
15 Mírala 1
16 Suscribíala 1
17 la Sorbona 1
18 Valerio--su 1
19 la vereda 1
20 Vd.-- 1
21 Victoria 1
22 Cuyo 1
23 El Rosal 1
24 Canceladas 1
25 Sangraba 1
26 Pero Mauricio 1
27 faro de Pouillac 1
28 Vice-Cónsul Argentino 1
29 Balizas Exteriores 1
30 señor?--preguntó 1
31 Av 1
32 Montes de Oca 1
33 Grutas 1
34 madre--muerta 1
35 Ofrecióle 1
36 Port Royal 1
37 necesito--dijo Mauricio 1
38 abandonado--pensaba 1
39 Cienfuegos 1
40 Wort 1
41 vieja;--cerraba 1
42 San Juan 1
43 Córdoba 1
44 Recorramos la Historia 1
45 Laurencia 1
46 Rusia 1
47 la Ley 1
48 mi Señora 1
49 Ley 1
50 Conocíala 1
51 enfermo?--preguntó 1
52 Barcelona 1
53 Valencia 1
54 Sevilla 1
55 Encantados 1
56 Madrid 1
57 Vd. 1
58 Confitería 1
59 Sanabria 1
60 uncion 1
61 Razon 1
62 ricio 1
63 Maur 1
64 Rivadavia 1
65 La Buenos Aires 1
66 Capilla de Nuestra Señora de las Victorias 1
67 Llenábala 1
68 Lalanne 1
69 Alberú 1
70 Mulhall 1
71 Bolivia 1
72 pasageros!--ordenó 1

Get NER in Context

from IPython.display import Markdown, display
import re

def get_ner_in_context(keyword, document, desired_ner_labels= False):
    
    if desired_ner_labels != False:
        desired_ner_labels = desired_ner_labels
    else:
        desired_ner_labels = ['PER', 'ORG', 'LOC']  
        
    #Iterate through all the sentences in the document and pull out the text of each sentence
    for sentence in document.sents:
        #process each sentence
        sentence_doc = nlp(sentence.text)
        for named_entity in sentence_doc.ents:
            #Check to see if the keyword is in the sentence (and ignore capitalization by making both lowercase)
            if keyword.lower() in named_entity.text.lower()  and named_entity.label_ in desired_ner_labels:
                #Use the regex library to replace linebreaks and to make the keyword bolded, again ignoring capitalization
                #sentence_text = sentence.text
            
                sentence_text = re.sub('\n', ' ', sentence.text)
                sentence_text = re.sub(f"{named_entity.text}", f"**{named_entity.text}**", sentence_text, flags=re.IGNORECASE)

                display(Markdown('---'))
                display(Markdown(f"**{named_entity.label_}**"))
                display(Markdown(sentence_text))
for document in chunked_documents:
    get_ner_in_context('Francia', document)

LOC

Por dicha suya fué el «bello país de Francia,» la hospitalaria Paris, el lugar de su destierro.


LOC

Sin embargo, Mauricio amaba tambien la Francia.


LOC

Quizá es de Francia.


LOC

--A Francia, amada mia, para pedir al sepulcro los restos que lloras y devolverlos á la tierra de la patria.